Los avances jurídicos sobre diversidad sexual son resultado de luchas sociales

Fotografía: Danilo Urbina

La mayoría de la población no ejerce sus derechos humanos porque desconoce los avances jurídicos que hay en la materia

Todas las personas nacemos libres e iguales en derechos y dignidad, esta premisa tendría que guiar a todo México en el marco de su enunciación como Estado laico, establecido en el artículo 40 constitucional. Éste modelo, que garantiza el ejercicio de la libertad y democracia, establece que ninguna religión o creencia pueden imponerse sobre las leyes civiles que México adopta, afirmó Julia Suárez Cabrera, directora de Análisis Legislativo y Asuntos Internacionales del (CONAPRED).

En la actual coyuntura internacional existe un esfuerzo por entender y reconocer los derechos humanos independientes del sexo, raza y clase. Algunos grupos sociales están cuestionando y reflexionando acerca del ejercicio de los derechos humanos en torno a la diversidad sexual, el reconocimiento de estos derechos “es el resultado de la lucha y se ha legalizado a partir de la jurisprudencia, ahora falta entenderlos, conocerlos y llevarlos a la práctica”, aseveró Suárez.

Hace falta socializar estos avances jurídicos en temas de derechos humanos y diversidad sexual, ya que “el groso de la población no tiene acceso a esa información, hay que desintelectualizar los avances en temas de derechos humanos para que la población tenga la información que necesita y ejerza sus derechos” explicó Alehli Ordoñez Rodríguez, fundadora de Litigio Estratégico en Derechos Sexuales y Reproductivos, (LEDESER A.C).

Uno de los avances jurídicos importantes en temas de diversidad sexual es la Ley de Sociedad de Convivencia. Ésta “es una figura que reconoce las uniones civiles entre personas del mismo sexo u otro tipo de conformación, y puede ser reconocida y protegida por el derecho, esto se da como una respuesta a un movimiento político social que pugna por el acceso al matrimonio entre personas del mismo sexo”, comentó Alehli Ordoñez.

Uno de los desafíos en México en esta materia es la “mala articulación del Estado, de la iniciativa privada y la sociedad, para unir el lenguaje desde los derechos humanos, el respeto a la diversidad, y la responsabilidad de combatir las desigualdades”, afirmó Julia Suárez.

Una forma de avanzar en este sentido es pugnar por la idea de autonomía corporal, es decir, luchar por el derecho de decisión sobre nuestro propio cuerpo. “Ésta engloba casi todas nuestras luchas, y desde ahí podríamos resolver problemas”, sentenció Ordoñez.

Esta discusión se llevó a cabo en la mesa “Ideología de género y grupos neoconservadores: desafíos del estado laico frente al próximo sexenio”, coordinada por Karina Bárcenas, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, dentro del ciclo “Temas Actuales de la Sociedad Mexicana” que se lleva a cabo en la Casa de las Humanidades de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

Podría también gustarte...

Comenta esta entrada