Memoria histórica, un desafío de veracidad en un mundo lleno de información

Inauguración de la exposición “Somos Todo Aquello”. Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura CDMX

Legitimación de discursos e identidades: usos y abusos de la memoria histórica

La memoria histórica se diferencia del conocimiento histórico en la medida en que la primera es algo que forma parte de la esfera pública, no del gremio de los historiadores. La memoria histórica es algo politizable, y también forma parte de la memoria colectiva, mencionó Andreu Espasa, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas (IIH) de la Uiversidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Dentro de un mundo mediatizado y saturado de información ¿qué tan informados estamos? ¿qué tanto tiempo tenemos para asimilar esa información? ¿cuál es el origen de esa información? y ¿cómo se construye la memoria histórica? se cuestionó Hira de Gortari, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM).

En un mundo vasto de información actual e histórica, la memoria histórica se simplifica, se modifica, tiene grandes problemas en cuanto a su veracidad, interpretación y uso, pues es utilizada de acuerdo con los intereses de particulares. “Los usos y abusos de la memoria histórica se realizan cuando se busca legitimar a partir de ella ciertos discursos e identidades”, explicó Andreu Espasa.

Uno de los problemas en los usos de la memoria histórica es que se simplifican hechos históricos de gran magnitud. Un ejemplo de ello es la primera y segunda guerra mundial, los cuales fueron sucesos catastróficos y hoy se habla de ellos de manera muy simple, expresó De Gortari.

Asimismo, Hira de Gortari problematizó el uso de la memoria histórica en el 50 aniversario del movimiento estudiantil de 1968, y afirmó que, aunque podemos recordar y comentar lo sucedido, los jóvenes no pueden dimensionar ni saber con exactitud lo que sucedió en ese año. En este sentido, “la desinformación está teniendo un papel importante en esa memoria histórica”, afirmó.

No obstante, ambos investigadores coincidieron en que también hay usos positivos de la memoria histórica. Por ejemplo, Espasa hizo énfasis en que a Estados Unidos le está ayudando la memoria histórica para reconocer su pasado esclavista y racista, y a entender mejor el capitalismo norteamericano.

Esta discusión se llevó a cabo en la mesa redonda Usos y abusos de la memoria histórica, coordinada por Hira de Gortari, dentro del ciclo Temas Actuales de la Sociedad Mexicana, realizado en la Casa de las Humanidades de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento



Descarga la entrada como PDF


Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

four × = four