Las formas de la post-democracia: solución al contexto de violencia en el mundo global

 

* Especialistas analizaron el papel de la post-democracia y la violencia en el mundo global

México, D.F., 15 de enero de 2016.- Como parte de las actividades académicas del seminario Permanente “La crisis, el poder y los movimientos sociales en el mundo global”, coordinado por Javier Aguilar, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, se llevó a cabo la mesa redonda “Violencia y post-democracia en la globalización”, en la que participaron como ponentes Matthieu de Nanteuil y Geoffrey Pleyers, investigadores de la Universidad de Lovaina, Bélgica.

Esta actividad académica se realizó en coordinación con el proyecto “México: las regiones sociales en el siglo XXI”, coordinado por Sergio Zermeño, investigador del IIS, quien fungió como comentarista del encuentro.

De Nanteuil consideró errónea la concepción occidental según la cual los países del continente americano tienen un retraso en materia de cultura de paz, en comparación a la que tienen los países de Europa. En cambio, aseguró que estos pueden aprender de los países que han sufrido de violencia y la han superado.

Asimismo, criticó la falta de discusión acerca de la dimensión social de la violencia en Europa. Acusó que el discurso teórico impide conceptualizar a la violencia en el Viejo Mundo más allá de los mecanismos de la guerra total y el totalitarismo. De este modo, afirmó que la diversidad de la violencia es tan amplia que incluye a las instituciones y al tejido social, el cual puede reconfigurarse o destruirse.

Superar la violencia es, según el investigador, restablecer este tejido social a través de la participación democrática y los movimientos sociales. Sobre este punto coincidió Geoffrey Pleyers, quien discutió sobre el papel de la democracia, que en sus distintas formas y alternativas, es la solución de la violencia.

Habló de la importancia de la democracia múltiple, la cual no sólo se queda en la participación electoral. Aseguró que los movimientos sociales y la participación ciudadana son instrumentos democráticos útiles al servicio de quienes buscan solucionar los problemas de violencia en su país. En este punto, se refirió a las movilizaciones por los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, las cuales pusieron en duda el papel de las instituciones gubernamentales.

Por su parte, Sergio Zermeño habló sobre el odio y resentimiento que genera la desigualdad social y que puede culminar en actos de violencia. En específico, señaló los atentados perpetrados en enero y noviembre de 2015 en París y destacó que las distintas formas de exclusión fueron las que provocaron la adhesión de ciertas personas al Estado Islámico, para destruir su propio país.

Para concluir, Javier Aguilar expuso que los modelos de democracia impuestos por Europa y Estados Unidos en América Latina han originado el estado de violencia actual. Aseveró que el modelo de producción capitalista está basado en esta condición, pues genera la desigual distribución de la riqueza y por tanto, las condiciones de pobreza que prevalecen en la región.

Podría también gustarte...

Comenta esta entrada