La Guardia nacional solo funcionará dentro de un programa integral de prevención de la violencia

Fotografía: Presidencia de la República

Academia y sociedad civil deben vigilar la actuación de la Guardia Nacional


La creación de la Guardia nacional se contempla en la Constitución política de 1917, en la Ley del servicio militar y en la Ley orgánica de la administración pública federal, quedará formalmente constituida cuando entre en vigor la reforma constitucional y entrará en operación una vez que se apruebe la Ley orgánica, pero, ¿es esta iniciativa un punto de partida para el combate de la inseguridad en México?

Con esta pregunta arrancó la Mesa de diálogo Perspectivas multidisciplinarias de la violencia y seguridad en México 2018-2024, coordinada por René Jiménez Ornelas, investigador en el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en el marco del Seminario Institucional Prevención y Atención de la Violencia a través de la Seguridad Ciudadana.

En medio de una dinámica social de territorios en conflicto, la Guardia nacional tiene un carácter de urgencia, pero no es necesario generalizar una acción en todo el país, dicha iniciativa debe estar apegada a un programa de prevención del delito, y luego a la investigación y persecución, afirmó Gustavo Galicia, investigador del proyecto Pro-Regiones del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“El primer escalón de la prevención del delito y la violencia es un buen gobierno”, el mandato de Andrés Manuel López Obrador pone especial interés en implementar una política de atención al bienestar acercando cultura, arte, empleo, educación, si la gente cuenta con esas herramientas entonces sí se está canalizando la prevención social de la violencia, mencionó el investigador.

También puedes consultar:

Conformación de la Guardia Nacional

El asunto de la Guardia nacional ha sido complicado, porque el ejército, la institución que se ha vendido como limpia y pura, no lo es, tiene muchos años protegiendo al narco. Los policías y militares que antes recibían sobornos y luego se volvieron parte del negocio, señaló Manuel Ortiz, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

“El Gobierno ha construido al enemigo”, el crimen organizado emplea a una gran cantidad de personas a quienes el modelo económico expulsó quitándoles oportunidades de trabajo, a los jóvenes les robó las expectativas de movilidad social a través educación, apuntó el académico.

Por otro lado, es importante concebir la iniciativa desde una serie de rompimientos de códigos que exacerbó la violencia en el país, como la entrada de grupos ajenos a las zonas que provocan un desarraigo y usualmente son ellos quienes ejercen la mayor violencia, o la incursión de otras fuerzas como ex militares o grupos de la delincuencia organizada, indicó Manuel Ortiz.

La Guardia nacional por sí sola no va a resolver el problema de la violencia y seguridad en México, sino como parte de un programa integral desde la perspectiva de un buen gobierno, ante ello, debemos mantener un observatorio, desde las ciencias sociales, los institutos, la academia y la sociedad civil, y establecer indicadores para analizar los alcances o las consecuencias de la Guardia nacional, concluyó el académico.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB


Podría también gustarte...

Comenta esta entrada