Los temores promovidos por la ideología de género impulsan políticas regresivas para las minorías

Fotografía: Alan Santos/PR/ Palácio do Planalto

Las libertades conquistadas pueden ser revocadas por un régimen que se presenta como fiel vocero de la voluntad popular


Mientras los movimientos feministas y LGBT se centran en la igualdad de género y ampliación de los derechos sexuales y reproductivos, los sectores pentecostales y católicos han adoptado una política de identidad y representación basada en la defensa de la libertad religiosa y la moral sexual cristiana. Esta orientación se proyecta e impacta tanto en los discursos políticos como en la sociedad latinoamericana, declaró Maria Das Dores Campos Machado, investigadora de la Universidad de Río de Janeiro.

Neoconservadurismo e ideología de género en América Latina

El concepto de neoconservadurismo designa una forma de política que prioriza el derecho de proteger y garantizar una moral sexual, basada en la defensa de la familia y la reproducción. En América Latina una de sus dimensiones es su temporalidad marcada por el impacto de los movimientos LGBT y feministas. “Su utilización permite identificar cambios del accionar contemporáneo de sectores religiosos e identificar aspectos que particularizan el fenómeno en las democracias actuales”, explicó la investigadora.

La retórica de la ideología de género se vale de muchos temores (comunismo, destrucción de la familia, desaparición de la especie humana), en consecuencia, varios países han generado una política regresiva en los derechos humanos de las minorías, amenazando la pluralidad democrática. Tal es el caso de Brasil con la vinculación del gobierno de Bolsonaro y los pentecostales, manifestó Maria Das Dores.

Puentes entre la izquierda populista y la derecha religiosa en México

Para entender a la derecha religiosa contemporánea en México, es necesario situarla en la historia constitucional reciente, pues su movilización política cobra sentido a la luz de grandes cambios jurídicos, explicó Pablo Mijangos, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económica.

Las organizaciones religiosas que se han opuesto a principios impulsados por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, lograron instaurar reformas prohibitivas sobre el aborto y están organizadas para frenar la jurisprudencia sobre desigualdad, no discriminación y libre desarrollo de la personalidad, bajo el argumento de que el deterioro de la moralidad y el orden doméstico tradicionales, detonan la violencia, la corrupción y frenan el desarrollo económico del país, añadió Mijangos.

El problema es que estos argumentos son compartidos por la mayoría de la población y centrales en la política promovida por la Cuarta Transformación. Al someter a consulta las innovaciones jurídicas, se sostiene que los verdaderos derechos son los que cuentan con la bendición popular, por ello, “es fundamental una organización política, pues las libertades conquistadas pueden ser revocadas por un régimen que se presenta como fiel vocero de la voluntad popular”, finalizó el investigador.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante el coloquio Neoconservadurismo e “ideología de género” en América Latina: la disputa por la ciudadanía y los derechos, que se realizó el 19 y 20 de agosto de 2019, y que fue coordinado por Karina Bárcenas Barajas, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónma de México.


Fotografías del evento


Videos del evento


Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB


Podría también gustarte...

Comenta esta entrada