Marketing e inducción de adicciones, arma mortífera de las industrias alimentarias

El consumo de alimentos ultraprocesados tiene efectos más mortíferos que la violencia generada por el crimen organizado en México

La degustación de los sabores de los alimentos puede concebirse como un esquema de apreciación, situado en la conjunción entre lo orgánico y lo síquico. El gusto alimentario es una disposición heredada por vía de socialización y se puede inculcar mediante la enseñanza, afirmó Gilberto Giménez, investigador Emérito del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Las industrias alimentarias constituyen la universidad global que nos enseña cómo comer hoy, nuestro habitus alimentario tiende a ser inculcado por dichas industrias mediante la combinación del marketing y la inducción de adicciones, imponiendo dietas basadas en alimentos ultraprocesados que generan graves problemas de salud, afirmó el investigador.

Las acciones de la industria, basadas en estrategias de marketing y la inducción de adicciones, son un arma poderosa y mortífera, ya que combinan la violencia simbólica con la violencia biológica o fisiológica, afirmó Giménez, y reiteró que sus efectos son aún más mortíferos que la violencia generada por el crimen organizado en México.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, si los mexicanos continúan con sus malos hábitos alimentarios, casi el 40 % de la población estará enferma de diabetes dentro de 30 años. Esa doble violencia es socialmente invisible, porque sus víctimas se dispersan y diseminan silenciosamente en el tiempo, en la geografía y en el silencio de los hospitales, sin causar impacto mediático, expresó el investigador.

Frente a este problema, nuestra tarea como universitarios y humanistas es generar una “revolución pacífica” en el campo de producción de alimentos. Debemos tratar de convertir a las corporaciones transnacionales productoras de alimentos en aliados para que su producción se atenga a procesos de transformación simple y tratar de disminuir drásticamente la demanda de los productos ultra-transformados, concluyó Giménez.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante el seminario permanente “Cultura y representaciones sociales”, coordinado por Gilberto Giménez, Jorge A. González y Tommaso Gravante, estos últimos investigadores del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF


Ilustración de portada: Mariano Espinoza

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fifteen − = eight