Sara Sefchovich: 11F


Por fin las mujeres existimos. Después de siglos de silencio, hoy se nos ve y escucha, se habla de inclusión, equidad y respeto.

Paradójicamente, en mi caso fue hasta que entré al Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, que empecé a encontrar obstáculos por ser mujer. Antes, jamás se me exigió ni se me impidió algo por serlo.

Como becaria y ayudante, se me solicitaban actividades que no correspondían al empleo: sírveme un café, lleva este artículo mío al periódico, comunícame con. Afortunadamente, la segunda ola del feminismo, en la que participé activamente, me enseñó a decir no.

Pero como investigadora, el tropiezo fue fuerte, pues estudiar temas “de mujeres” era considerado poco importante y hasta merecedor de burla. Eso sucedió con mis propuestas para analizar la representación de las mujeres en los comics y las telenovelas, y también con mis investigaciones sobre literatura de mujeres (mía es la primera antología de narradoras latinoamericanas del siglo XX y varios artículos y libros del tema), sobre las esposas de los gobernantes de México (mío es el primer y hasta hoy único estudio sobre la posición social y cultural de dichas señoras en distintos momentos de la historia de nuestro país), sobre el papel de las madres de familia en la violencia que nos aqueja (mío es el único trabajo que se ha enfocado en ese aspecto) y sobre la presencia y desempeño de las mujeres en distintos ámbitos de la sociedad, la política y la cultura (en muchísimos artículos, conferencias y cursos).

Sin embargo, estos trabajos no les parecieron suficientemente académicos a los y las colegas del Instituto ni a los y las del Sistema Nacional de Investigadores, con todo y que son resultado de planteamientos teóricos originales, amplia investigación biblio-hemerográfica y entrevistas.

Afortunadamente mi carrera académica prosperó a pesar de estos obstáculos. Pero quise hablar de esto, porque espero que la visibilización de las mujeres que se está dando hoy, resultado de la lucha de mi generación, sea algo más que un discurso vacío, y que quienes la pregonan realmente lo crean, pues este es un cambio mental y cultural muy importante y necesario para los hombres y también (aunque esto resulte difícil de admitir) para las propias mujeres que muchas veces entienden mal lo que esto significa.


#11F

Contenidos creados por la comunidad académica del IIS-UNAM en el marco del Día Internacional de las Mujeres, Jóvenes y Niñas

+ posts

Investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× one = four