Social e institucional, las dos caras de la izquierda

Fotografía: Eneas de Troya

Las izquierdas social e institucional tienen diferentes formas de concebir el cambio social

Cuando se habla de izquierda en México, se debe hacer referencia a su larga trayectoria histórica y analizar cómo se ha nutrido de múltiples orientaciones, corrientes, grupos, partidos y movimientos a través del tiempo, afirmó María Alejandra Vizcarra Ruíz, académica del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Asimismo, se deben distinguir dos tipos de izquierda, la izquierda social y la izquierda institucional, que poseen diferentes formas de concebir el cambio social, objetivos y formas de lucha, expresó la académica.

La izquierda social se ha caracterizado por promover la acción, la autogestión y la organización independiente. En este tipo de izquierda convergen quienes se oponen al capitalismo, grupos alternativos, movimientos enfocados en demandas específicas y otros sectores sociales en los que se encuentran sindicatos, organizaciones rurales, así como grupos de feministas, indígenas y ecologistas, señaló Vizcarra.

Para estos grupos, ni las elecciones ni el ejercicio de gobierno constituyen objetivos prioritarios, rechazan y critican su inviabilidad para dar respuesta a los problemas sociales por los que pugnan, puntualizó la académica.

En cambio la izquierda institucional se encuentra asociada a los partidos, y en específico, a la actividad electoral parlamentaria. Quienes en esta confluyen, sostienen que en las urnas, la representación parlamentaria y el gobierno son los medios necesarios para defender las demandas populares e implementar las reformas por las que claman las clases trabajadoras y los pobres, expresó la académica.

Durante el régimen autoritario en el que predominaba el Partido Revolucionario Institucional, habían existido partidos de izquierda con presencia legislativa, pero ninguno había llegado a obtener una representación parlamentaria que le diera las posibilidades de actuar y canalizar institucionalmente las demandas de la izquierda, hasta que nació el Partido de la Revolución Democrática en 1988, refirió Vizcarra.

En aquella época, el PRD no solo fue un partido de izquierda abierto a los movimientos, sino producto de ellos, fue “el mayor movimiento nacional de izquierda organizada así como la movilización política y social más intensa de los últimos años del siglo XX”, expresó la académica.

La izquierda institucional no ha dejado de estar vinculada a la izquierda social, la fuerza de los partidos radica en esta función de intermediación que establecen entre la sociedad y los parlamentos o congresos, afirmó Vizcarra durante su participación en el seminario La Crisis, el poder y los movimientos sociales en el mundo global, coordinado por Javier Aguilar, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Fotografías del evento


Video del evento



Descarga la entrada como PDF


Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Comenta esta entrada