En décadas recientes los grupos cristianos han alcanzado poder económico, moral y social

Fotografia: Cláudio Talesman

En las sociedades latinoamericanas, las organizaciones neopentecostales han adquirido centralidad


En América Latina existen diversas organizaciones religiosas como “Pare de Sufrir” o la “Iglesia Universal Del Reino De Dios” que ponen de manifiesto su poder económico, moral y social. En Brasil dichas organizaciones poseen recintos sumamente elegantes y sus ceremonias son muy concurridas, incluso, en este país la “Iglesia Universal” podría considerarse la más poderosa. Sin embargo, la influencia de estos grupos religiosos se expresa de forma diferencial según el contexto, ya que, distinto a lo que pasa en el país sudamericano, en México estas organizaciones adaptan antiguos teatros, cines o incluso bodegas laminadas, lo que muestra un alcance más limitado, expresó René Tec Lopez, doctorante del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile.

“El elitismo en el cristianismo existe, se codean con verdaderas figuras públicas importantes de México y América Latina, esto sucede en el caso de cantantes como Ricardo Montaner, Juan Luis Guerra, Yuri o el mismo presidente de México Andrés Manuel López Obrador, que ha revelado abiertamente ser cristiano y en momentos se logran detectar ciertos comportamientos o pensamientos conservadores hacia la diversidad sexual. Esto en cierta manera marca una evidente presencia de esta religión en la cultura mexicana”, expresó el investigador.

Dentro de la organización religiosa “Pare De Sufrir” se identifica un grupo mayoritario de personas que poseen ideas conservadoras, guiadas por una moralidad social. Cuando estos grupos adquieren cierta influencia, se confrontan con diversas luchas sociales como el feminismo, el derecho a decidir, el matrimonio igualitario o la adopción en parejas homoparentales, concluyó René Tec.

La conferencia de René Tec, se llevó a cabo el 27 de enero de 2020 en el Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y fue coordinadora por Karina Bárcenas, investigadora del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento

Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ten × one =