Las políticas para el campo a un año de la 4T

Fotografía: Peter Lowe/CIMMYT

En los programas para el campo se identifican avances, pero también hay aspectos que requieren revisión


Históricamente el campo en México ha sido un sector olvidado y pobre. Esta condición, que no se originó recientemente, nos lleva a preguntarnos ¿qué está haciendo el nuevo gobierno encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para fortalecer al campo mexicano?, cuestionó Helena Cotler, investigadora del CentroGeo.

Los tres pilares para el campo que fueron planteados por López Obrador desde su campaña electoral son; incrementar la productividad, hacer una agricultura muy sustentable y alcanzar una agricultura más incluyente, afirmó Elena Lazos, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y agregó que, si se analizan los tres programas principales que ha implementado el gobierno, no siempre se identifican con claridad dichos pilares.

Por un lado, desde el Programa de Apoyos Directos al Campo PROCAMPO se ha informado su correcta aplicación y alcance, sin embargo, a nivel general se observan implementaciones diferenciadas, pues otros programas como Sembrando vida, no han sido tan beneficiosos como se esperaba, destacó Lazos.

En otros gobiernos, todo lo que se otorgaba en programas sociales de transferencias, eran subsidios a la comercialización de granos, que beneficiaban principalmente a los grandes productores y no ayudaba directamente a los agricultores, no funcionaban como debían, afirmó Gustavo Gordillo, investigador del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural, y añadió que, ahora, durante la denominada Cuarta Transformación (4T), esto ha cambiado, algo que podría tranquilizarnos un poco.

El programa Sembrando vida parte de la frase célebre de López Obrador, “por el bien de todos primero los pobres”. Este programa se divide en nacional, territorial y así se va a segmentando cada vez más, explicó Yosu Rodríguez, investigador del CentroGeo, y consideró que, en lo general, el programa ha cumplido su objetivo principal; “no olvidar a los más necesitados y darles lo que se merecen por su trabajo, tierras y exportaciones”.

Los académicos coincidieron en que, debido a que los diversos programas enfocados al campo iniciaron a penas hace un año, es pronto para evaluar si han funcionado o no. Si bien se observan aspectos positivos en la implementación de dichos programas, también hay puntos que se deben revisar, es necesario que las actuales políticas del campo consideren la necesidad de darles de comer a los que nos dan de comer.

Estas reflexiones se realizaron el 5 de marzo de 2020 durante el conversatorio Las políticas para el campo de la 4T, coordinado por Leticia Merino, investigadora del IIS-UNAM. El evento se realizó como parte de las actividades del Observatorio Académico de Sociedad, Medio Ambiente e Instituciones de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento

Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× five = 40