El mecanismo que mantiene a los sistemas ideológicos dominantes es el mismo que puede producir su cambio

 

* Los movimientos del contrapoder en los Estados centrales representan la mayor esperanza para la humanidad en la lucha climática.

 

Ciudad de México, 2 de marzo de 2016.– Los sistemas se comportan como un todo, poseen leyes propias y su comportamiento cambia si se les quita o remplaza uno de sus componentes, afirmó Andreas Pickel, investigador de la Universidad de Trent, Canadá. Asimismo, estos poseen una estructura, una colección de relaciones y siempre tienen un entorno con el cual interactúan.

Los individuos somos sistemas biosicosociales, todas las personas son parte de nosotros ya que no existen individuos sin grupo social, señaló Pickel en la introducción del Seminario sobre Sistemas Socio-ambientales, organizado por Leticia Merino y Gilberto Giménez, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.
Los mecanismos y los sistemas son elementos concretos de la realidad, pero para comprender un sistema es necesario modelarlo, afirmó el investigador, y añadió que es posible construir modelos diferentes de un mismo sistema.

Si se quiere comprender algo real es necesario entender cómo funciona, revelar sus mecanismos, señaló Pickel, y puntualizó que todo mecanismo es un dispositivo de cambio o de control de cambios cuantitativos y cualitativos.

Como parte del seminario, Andreas Pickel analizó el problema del cambio climático desde una perspectiva sistémica, en este sentido, afirmó que los sistemas políticos nacionales están subordinados al sistema financiero global, el cual es un sistema autoorganizado dentro de las condiciones formadas por las administraciones de Estados Unidos. El sistema financiero global falla y se derrumba pero tiene como rehenes a los estados que lo reconstruye con fondos públicos, afirmó el investigador.
El académico aseveró que el sistema establecido tratará de coartar a las organizaciones alternativas, puede apelar a los intereses existenciales y materiales del electorado, especialmente en tiempos de crisis económica.

Lo que los individuos hacen, piensan y dicen es resultado de los procesos en los niveles biológico, mental y social, de donde puede emerger el contrapoder, señaló Pickel, y argumentó que algunos eventos específicos pueden tener un efecto catalizador y mover el estado de los sistemas mentales y sociales.
Los sistemas ideológicos son meta estructuras, sistemas metafísicos con raíces profundas en convicciones y prácticas populares, afirmó el académico. El mecanismo que los mantiene es el mismo que puede producir su cambio, su sustitución por una estructura alternativa, aseveró.

La lucha contra el cambio climático depende de la participación de China y Estados Unidos, ya que ambos países representan el 44 por ciento de las emisiones globales, señaló Pickel. En este sentido, los movimientos del contrapoder en los seis Estados principales representan la mayor esperanza para la humanidad en la lucha climática, afirmó el investigador, y concluyó que sus poblaciones, cuyas percepciones necesitan cambiar, van a representar a la población mundial en esta lucha.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 × one =