Extendido y diverso: sentimiento de inseguridad en América Latina

 

* En la región el temor al delito es un temor hacia los jóvenes: Gabriel Kessler

 

Ciudad de México, 25 de febrero de 2016.- A pesar de que el robo y la victimización son experiencias compartidas por la gran mayoría de ciudadanos latinoamericanos, no se puede generalizar una situación latinoamericana global. Los datos sobre homicidios señalan tasas diferenciadas en los países de América Latina, lo que muestra que se viven experiencias sociales distintas, señaló Gabriel Kessler, investigador de la Universidad de la Plata/Conicet, Argentina.

En la región el temor pasó de las grandes ciudades a las medianas y pequeñas, asimismo, en la actualidad es experimentado por todos los grupos sociales y por todas las ideologías políticas, afirmó el investigador. Sin embargo, los habitantes latinoamericanos perciben que su barrio es más seguro que el resto del país, y más seguro que otros barrios.

En el marco de la “III Reunión Internacional: Desigualdad e Incertidumbre. Lógica y Práctica del Riesgo”, organizada por el Grupo de trabajo “Sociología del riesgo y la incertidumbre” de la Organización Internacional de Sociología, Gabriel Kessler impartió la conferencia magistral que fue presidida por Manuel Perló, director del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM y Fiorella Mancini, investigadora de esta institución y organizadora del encuentro.

El investigador afirmó que, mientras que en ciertos países latinoamericanos prima la idea de un delito aleatorio, en México y Brasil la cuestión ligada al narcotráfico es más central, situación distinta a la de Colombia y El Salvador, donde la inseguridad está vinculada a conflictos armados recientes.

Por otro lado, la imagen de peligrosidad de las juventudes es una línea conductora en nuestro continente, ya que los estudios muestran que el temor al delito es un temor hacia los jóvenes, aseveró el académico.

Sobre la metodología para el estudio del temor e inseguridad, Kessler afirmó que las investigaciones en nuestro continente se enfocan con mayor frecuencia en la percepción cognitiva, que mide la sensación de las personas de ser víctima de un delito de forma localizada. Enfoque con el cual desaparece la imagen global de un miedo expresivo y permite un registro de relatos intermedios, ni muy temerosos ni muy preocupantes.

Asimismo, se observa que los gobiernos postneoliberales latinoamericanos no fueron reformista frente a la seguridad, ya que se identifica un aumento de la población carcelaria en dichos países. En la región se experimenta un “neopunitivismo”, en el que los gobiernos de todas las orientaciones políticas buscan inclusión e integración, pero con una dura aplicación de la ley, afirmó el investigador.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seven × = forty two