La nanotecnología, núcleo de la siguiente revolución industrial

* Es necesario discutir sus implicaciones éticas y medio ambientales, explicaron los especialistas

 

México, D.F., 25 de junio de 2015.- Como parte del ciclo Temas Actuales de la Sociedad Mexicana en sus actividades de 2015, se llevó a cabo la mesa redonda La nanomedicina en México: desarrollo, implicaciones y retos, en la que participaron como ponentes Marcela Suárez (FU Berlín), Eduardo Robles-Belmont (IIMAS-UNAM), y Edgar Zayago (ReLANS).

La nanotecnología es el estudio y la manipulación de la materia a nanoescala, es decir, a nivel de átomos y moléculas. A pesar de que el nombre es de acuño reciente, la trayectoria de la investigación en esta materia es de al menos 100 años, señaló la doctora Suárez durante su participación.

En México a partir del año 2001, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología comenzó a destinar recursos para el desarrollo de esta nueva tecnología, con lo que el país se ha posicionado en el segundo lugar de América Latina con más de 60 instituciones de investigación en nanotecnología, afirmó la especialista.

Su desarrollo se refleja, entre otras cosas, en el crecimiento del número de publicaciones sobre el tema, así como la presencia de 1500 investigadores, de los cuales 500 están vinculados con la industria. También hizo notar la creación de estudios de licenciatura y posgrado en la UNAM, la UdeG, y el CIMAV.

Por su parte, el Dr. Robles-Belmont habló del desarrollo de la nanotecnología en el campo de la medicina que está acompañado de diversas potencialidades sociales, técnicas y económicas. Entre ellas, destacó el tratamiento y cura de enfermedades, nuevas técnicas de diagnóstico y terapia, así como la disminución del costo de los aparatos médicos. Esto conlleva al desarrollo de un mercado cuyo crecimiento está calculado en 103.5 billones de dólares para 2016.

Sin embargo, hizo hincapié en que los posibles beneficios vienen acompañados de un necesario estudio acerca de las consecuencias sociales y medioambientales, donde temas como la toxicidad y las implicaciones éticas deben ser discutidos. En general, el desarrollo y aplicación de esta tecnología requiere conocer sus particularidades y el contexto socio-económico y cultural en el que se desarrolla, para evitar resultados negativos, afirmó el investigador.

El doctor Zayago enfocó su participación en la regulación de la nanotecnología aplicada a la medicina, habló de los riesgos que las moléculas a nano escala pueden tener en el medio ambiente y en el cuerpo humano, comparables a los que el asbesto tiene en el desarrollo de ciertos tipos de cáncer. Los efectos negativos, advirtió, no son tratados por la mayoría de los investigadores, ya que se abordan en un ínfimo porcentaje de las publicaciones especializadas.

Por este motivo, expresó que es necesario firmar convenios a nivel nacional e internacional que regulen el uso de la nanotecnología. En México, el investigador no ha encontrado regulación alguna, por lo que hizo un llamado para adoptar las regulaciones internacionales, basadas en los principios de precaución, peligro contra riesgo, derecho de propiedad y presunción de seguridad, entre otros.

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fifty ÷ = five