Humillación, miedo y vergüenza: emociones constantes en las mujeres migrantes

* El miedo más grande de una madre migrante es perder a sus hijos que están lejos

Ciudad de México, 8 de noviembre de 2017. – No hay acto ni intercambio social que no tenga un aspecto emocional, las emociones pueden ser causa, consecuencia o producto de hechos y situaciones sociales. Éstas no existen sino no es en relación con los demás, señaló Marina Ariza, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

Las emociones están condicionadas por las normas sociales, el lenguaje y las situaciones socialmente establecidas. Aunado a ello, también están condicionadas por el género, hacemos género a través de las emociones, y viceversa, mencionó Ariza.

La definición de la esencia de cada género incluye elementos emocionales. Una mujer se define socialmente como sensible, empática, cariñosa, mientras que un hombre con emociones más de rudeza. Por tanto, se puede decir que la legitimidad de ser hombre o mujer depende de cómo cada sujeto conduzca sus emociones y cómo las exprese, expresó la investigadora.

Suele llamarse el fenómeno migratorio como “el viaje emocional”, ya que las emociones siempre están latentes en el actuar del migrante. Una vez que haces investigaciones con migrantes te das cuenta de la gran tesitura de emociones que tiene la migración, en éstas encontramos la humillación como una emoción recurrente, explicó la cadémica.

En su investigación, Ariza pudo identificar que las emociones más fuertes que siente una mujer migrante son miedo y vergüenza. Por ejemplo, una madre migrante tiene más miedo a perder a los hijos que están lejos, que a ser detenida por la migra o la policía, e ir a la cárcel. La mujer migrante padece de prejuicios sobre en qué trabaja para obtener las remesas, y prefiere sacrificar cosas con tal de no ser juzgada y sentir vergüenza.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante la primera conferencia magistral del “Ciclo de Conferencias sobre Relaciones de Género” coordinado por Miguel López y Maritza Caicedo, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Fotografía de portada: Gustave Deghilage

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

fifty three − = 52