El derecho a ser votado está amenazado por la situación de violencia que se vive en el país

Protesta de periodistas por el asesinato de Javier Valdes. La manifestación se realizó en el exterior de la Secretaría de Gobernación en 2017. Fotografía: Adrián Martínez

A pesar de los avances, los derechos políticos y civiles están limitados por la inseguridad

Los derechos políticos, como el derecho a votar y a ser votado, así como los derechos civiles, como la libertad de expresión y de asociación, se consolidaron gracias a los movimientos sociales de la década de los sesentas, señaló Miguel Armando López Leyva, director del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

A pesar de la represión de 1968 en México, a partir de ese año hubo un crecimiento muy significativo en las organizaciones sindicales, obreras y campesinas, convirtiéndose en frentes nacionales con gran participación. En 1977 hubo una reforma política que generó un dilema sobre la revolución como vía de cambio social y en 1982 se creó más tensión por la crisis económica, afirmó el investigador.
A pesar del terremoto de 1985, hubo una reactivación de la protesta, en 1988 la movilización social aumentó gracias a la candidatura cardenista que buscaba la democratización del país en cuestión electoral. A partir de ese momento reaparece el dilema sobre la posibilidad de cambio por la vía de la revolución o mediante la participación electoral, expresó López Leyva.

En 2011, México ha sido caracterizado como un país “Parcialmente libre”, a pesar de esto, se identifican importantes problemas, como la libertad de prensa, comentó el investigador. Asimismo, el derecho a ser votado se ve amenazado por la situación de violencia que se vive en el país, particularmente se han registrado múltiples actos de violencia contra los alcaldes y candidatos, sobre todo en Michoacán, Guerrero y Veracruz, reiteró.

La libertad de expresión no ha mejorado, esto se comprueba con los ataques a los periodistas especializados en temas como el narcotráfico. El informe de Reporteros Sin Fronteras posicionan a México en el lugar 147 de 180 países, asimismo, en 2017 México se convirtió en el país más mortífero para la labor periodística, con 11 muertes, solamente superado por Siria, apuntó el investigador.
En 50 años sí se han generado avances en estos ámbitos, sin embargo, la inseguridad sigue siendo la principal limitante, expresó López Leyva, y reiteró que en México, tener garantías no significa un ejercicio efectivo de las mismas.

Estas reflexiones se llevaron a cabo en el Ciclo de Conferencias “El Historiador frente a la Historia 2018: Los Sesentas: más que una década” coordinado por Ricardo Pozas Horcasitas, investigador del IIS-UNAM, Ana Carolina Ibarra, directora del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, y Miguel López Leyva.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− five = 3