Transporte público, espacio de violencia para las mujeres

Fotografía: Eneas de Troya

El 90% de las mujeres que han utilizado el sistema de transporte público en la CDMX se han sentido violentadas

Los espacios públicos que hay en las grandes urbes son de vital importancia para el movimiento, esparcimiento y reunión de sus ciudadanos, sin embargo, factores como la violencia de género, intensifican las problemáticas de desigualdad social, económica y cultural. El metro es uno de estos espacios, en el que imperan situaciones como el acoso hacia las mujeres.

Paula Soto Villagrán, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana Iztapalapa, comentó que la violencia e inseguridad en la movilidad se presentan en espacios como el transporte público, espacios que se han pensado sin el género. Sin embargo, los estudios actuales del feminismo, también se han enfocado en analizar el papel de las mujeres en la producción social de estos lugares y visibilizar el problema, agregó.

La violencia y desigualdad en las grandes ciudades generan desconfianza en sus ciudadanos, pero sobre todo, en las mujeres. Una respuesta a ello han sido las políticas públicas, las cuales de forma errada orientan a las víctimas a cómo comportarse en este tipo de espacios.

Debido a los factores anteriores, existe una paradoja en el análisis de género, en el que las mujeres y adultos mayores tienen el mismo miedo hacia la violencia y los mismos bajos niveles de denuncia. El transporte público es un lugar en el que se frecuentan estas prácticas, con formas opositoras que expresan jerarquías y distancias sociales, afirmó Soto Villagrán.

Por otra parte, las y los jóvenes determinan los espacios concretos que ocupan. La violencia, pensada como una parte del proceso de socialización, se aprende y se reproduce en este tipo de lugares, este fenómeno nos transversaliza como sociedad, mencionó Marcela Meneses, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS-UNAM).

Los programas implementados en la Ciudad de México como el de “Viajemos Seguras” han sido fuertemente criticados desde el punto de vista de los usuarios y algunas corrientes de política pública, ya que el 90% de las mujeres que han utilizado el sistema de transporte público se han sentido violentadas. Dicha violencia se presenta en acciones que van desde miradas lascivas, hasta ataques físicos, concluyó Jahel López, investigadora del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades de la UNAM.

Estas reflexiones se llevaron a cabo en el marco del seminario “La Ciudad Neoliberal y los Derechos Urbanos”, coordinado por Patricia Ramírez Kuri, investigadora del investigadora del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighty eight − = eighty