Autoridades y grupos criminales, responsables de las desapariciones forzadas

Marcha en Berlín para exigir justicia por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Fotografía: Montecruz Foto

Las policías suelen estar implicadas en desapariciones forzadas

México es uno de los países con altos índices de violencia, la cual se presenta de varias maneras: robos, extorsiones, corrupción y, sobre todo, desapariciones forzadas. Estos actos, que son ejercidos por grupos criminales y autoridades, han adquirido mayor visibilidad y han detonado la movilización de organizaciones civiles en busca de justicia, afirmó Rodolfo Gamiño, académico de la Universidad Iberoamericana.

El fenómeno de la desaparición forzada ha sido documentando por las autoridades, con fuentes histórico-documentales sobre la guerra sucia y la guerra contra el narcotráfico. Esto se ve en varios documentos del Archivo General de la Nación, por lo que el reto está en analizar de manera sincrónica y encontrar la parte científica y tecnológica de estos sucesos, expresó el académico.

Las desapariciones de las personas no son hechos aislados, y mucho menos, accidentales. Estos ocurren en áreas, regiones y espacios protegidos por el gobierno mexicano, donde se genera una especie de sustracción, suspensión del estado de derecho y aparente ingobernabilidad, comentó Gamiño.

En el caso de Ayotzinapa, paradigmático en la problemática de las desapariciones forzadas, los militares y cárteles han sido señalados como actores centrales. En estados como Coahuila, Guerrero, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Tamaulipas y Michoacán se hacen prácticas como la denominada “rastrillar”, actividad realizada por las autoridades para vigilar y detener a los presuntos sospechosos criminales o iniciadores de insurgencias, afirmó el investigador.

Por otra parte, existen casos en los que las policías, usando autos privados, hacen regularmente búsquedas de sospechosos en los núcleos de grupos estudiantiles para detenerlos e interrogarlos. En estas prácticas se identifican similitudes con las tareas de contrainsurgencia de la época de la guerrilla urbana, señaló el académico.

Las autoridades emplean un proceso de revictimización como salida política a estos fenómenos, con lo cual generan un control centralizado de la violencia. El término de “levantón” se ocupa como un eufemismo, es una palabra que abarca diversas prácticas como el secuestro, la desaparición y la mutilación, concluyó Gamiño.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante la conferencia “Patrones de la desaparición forzada en México: de la guerra sucia a la guerra contra el narcotráfico y el crimen organizado”, coordinado por Eugenia Allier, investigadora del Instituto de Investigaciones sociales (IIS-UNAM).


Fotografías del evento


Descarga entrada en PDF

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighty five − = seventy six