México, un limbo para los migrantes durante la pandemia

Fotografía: Proyecto (IN)Movilidades

La pandemia ha servido a los gobiernos como justificante para las restricciones fronterizas


La pandemia ha servido a los gobiernos como justificante para las restricciones fronterizas que han ocasionado que miles de personas se queden varadas en un país que no era su destino, ni su origen.

El proyecto (In)Movilidades en las Américas reflexiona colectivamente en torno a la (in)movilidad y el control en las Américas durante la pandemia. Mapean las respuestas estatales, las situaciones de alerta que enfrenta la población migrante y las respuestas sociales ante esta situación. Dado el confinamiento, la información obtenida surge de la sistematización de las notas de prensa y medios de comunicación, comentó Mónica Salmón, académica de The New School for Social Rearch.

Medidas Estatales

Uno de los enfoques que el proyecto (IN)Movilidades trabaja es la respuesta que el Estado ha dado frente a los miles de migrantes que ahora se encuentran en territorio nacional, afirmó Montserrat Narro, académica del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana.

Desde el despliegue de fuerzas militares para sellar fronteras; la prohibición de entrada vía área/terrestre a un nivel general o a una población específica; la cooperación entre dos o más países para disponer de medias administrativas y burocráticas en común, hasta la generación de programas de regularización migratoria son algunas de las estrategias utilizadas por los distintos gobiernos, agregó la académica.

Al sintetizar la información obtenida de los diversos medios de comunicación, varias de las noticias encontradas podían considerase como situaciones de alerta dado su carácter inédito, pero conforme iba pasando el tiempo, estas problemáticas iban encontrando una solución que facilitaba colocarlas dentro de otra categoría, afirmó Narro.

Respuestas Sociales

Un fenómeno muy interesante que sucede a partir del bloqueo de fronteras, es la capacidad de protesta que los propios migrantes han ejercido para llamar la atención sobre la situación en la que se encuentran y solicitar a las autoridades una respuesta a su problema, expresó la académica.

Organizaciones de la Sociedad civil en los diversos territorios donde se encuentran los campamentos migrantes comenzaron diversas acciones para exigir la protección de las personas en tránsito, a la vez que han presentado recursos legales ante diversas instancias, añadió Narro.

Campamento el Chaparral

En Tijuana, Baja California más de mil quinientas personas se encuentran a la espera de una solución a su situación migratoria, para poder seguir su camino o regresar a casa.
Gina Garibó, integrante de la American Friends Service Committee (AFSC), reflexionó sobre las razones por las que una persona se decide a migrar. Muchas veces están escapando de la violencia del narcotráfico y para salvar la vida no les queda otra opción más que migrar.

Dentro del campamento existen condiciones que dificultan la vida del migrante. Ya sea desde la xenofobia que considera que hay una relación entre los migrantes y el virus; la falta del apoyo del gobierno en las medias más básicas de higiene, salud, educación y asesoría legal; hasta la misma desconfianza entre los migrantes ya que muchos vienen huyendo de una situación traumática que les impide construir un tejido social o una idea de comunidad, profundizó Garibó.

Línea del Tiempo

Uno de los resultados que ha obtenido el proyecto de (IN)Movilidades es la creación de una línea del tiempo específica para México, explicó Ana Luz Minera, académica de la Escuela Nacional de Trabajo Social de la UNAM.

Esta nos permite considerar con mayor profundidad los abusos, violencias y peligros que los migrantes viven cada día al estar varados en nuestro país, afirmó la académica, y agregó que, actualmente se están violando leyes internacionales y también una ley en Estados Unidos al no permitir el acceso y avance de las personas.

Al no proceder los casos migratorios, un número mayor de personas se encuentran en un limbo legal sin poder tener acceso a oportunidades laborales, servicios de salud, además de sufrir por el acoso de la policía que los tiene en la mira por su misma vulnerabilidad, señaló Minera.

Esta situación de profundo estrés e incertidumbre provoca que las personas migrantes padezcan de problemas de salud mental, no sólo los adultos sino los niños que ahora no han tenido acceso a la educación y a condiciones dignas de vivienda, comentó la académica.

Sin embargo, no todo son malas noticias ya que existen organizaciones de la sociedad civil que intentan contrarrestar el dolor y las terribles consecuencias de esta situación. Son los actos de resistencia los que se vuelven en pilares de los movimientos sociales, concluyó la académica.

Esta Conferencia se realizó el 30 de abril de 2021 como parte de las actividades del Seminario Permanente Interinstitucional Movilidades en contextos migratorios, coordinado por; Delphine Prunier y Bruno Miranda, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México; por Hiroko Asakura, Magdalena Barros, Laurent Faret y Patricia Torres, investigadores del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Sociales de la Ciudad de México; y por Alejandra Díaz de León y Liliana Rivera Sánchez, académicas del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México.


Imágenes del evento


Video del evento

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Andre dice:

    la migracion es un tema que siempre va a influir en muchos paises, particularmente tengo familiares en mexico, y es cierto que existe una barrera que ponen los paises para solucionar los problemas migratorios, es demasiado el tiempo que demoran y siguen en un campamento esperando, saludos desde peru

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ sixteen = twenty six