Karabaj, un territorio en disputa

Fotografía: michael_swan

Karabaj forma parte de un corredor de fácil acceso a Europa y Asia que cuenta con reservas importantes de gas natural y petróleo crudo


A pesar de que no podremos comprender en su totalidad los conflictos que toman lugar en Medio Oriente, “la academia y la investigación nos permite acercarnos a determinados procesos y conocer o tener un planteamiento a propósito de lo que muchos de esos conflictos generan”, señaló Carlos Martínez Assad, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los dos países que pelean por la región denominada Karabaj son Armenia y Azerbaiyán, quienes han estado envueltos en disputas desde la década de los años noventa y buscan además, ver por sus propios intereses. De acuerdo con Assad, el territorio por el que pelean, cuenta con una “frontera porosa” que es parte de un corredor para el fácil acceso a Europa y Asia, y que además cuenta con reservas importantes de gas natural y petróleo crudo.

Las consecuencias

A través del tiempo, se ha intentado encontrar una solución para el conflicto por Karabaj, pero a pesar de que distintos países como Rusia o Turquía se han involucrado en el conflicto tomando bandos, uno de los efectos colaterales más importantes son las perdidas civiles y el sufrimiento que estas disputas conllevan.

Tan solo en el año 2020, de acuerdo con las investigaciones de Ricardo Torres, académico de la Universidad Nacional de Rosario (Argentina), se contabilizaron mas de 4,000 soldados armenios muertos, mas de 1,000 se encuentran desaparecidos y se calculó que alrededor de 90,000 personas fueron desplazadas de su territorio. Así mismo, entre las perdidas también se contabilizan la perdida de territorio y del patrimonio histórico.

“En el mundo no existen precedentes de que al fin de una guerra, sus resultados no sean tomados en cuenta”, afirmó Jean Meyer, académico del Centro de Investigación y Docencia Económicas, al mencionar que la victoria de Armenia en 1933 en la guerra de Karabaj junto con el cese del fuego en 1994 provocó un gran sentimiento de justicia entre los armenios ante los eventos bélicos pasados.

La desilusión de “La nueva Armenia”

Hasta el año 2018, Armenia fue gobernado por personas provenientes del “alto Karabaj” que a su vez, tenían un estrecha relación con el mandatario ruso, Vladimir Putin. Sin embargo, durante ese mismo año se realizaron movilizaciones pacificas para intentar romper con esa jerarquía, al tiempo que un nuevo gobierno tomaba el poder con la promesa de una nueva Armenia pacífica.

La realidad se encuentra muy lejos de esas promesas, pues lamentablemente, el genocidio continúa. “La guerra de Karabaj no es sólo una guerra por territorio, es una guerra por existencia”, añadió Heitor Loureirio, investigador del Grupo de Estudos e Pesquisa sobre o Oriente Médio (Brasil).

En 2020, el conflicto bélico entre Azerbaiyán y Armenia, dejó una vez más a la población armenia dentro de un proceso genocida que está siendo apoyado por Turquía, quien siempre estaría dispuesto a atacar y, en palabras de Loureiro, exterminar al pueblo armenio por el simple hecho de ser parte de esta cultura y territorio.

Estas reflexiones se llevaron a cabo el 16 de abril de 2021 en el marco del Seminario Universitario de Culturas de Medio Oriente, coordinado por Carlos Martínez Assad.


Imágenes del evento


Video del evento

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

twenty − 18 =