Jóvenes defienden la vida desde experiencias creativas

 

* A partir del arte urbano y el hip hop, colectivo “Rezizte” y “Batallones femeninos” hacen frente al contexto de violencia y miedo que se vive Ciudad Juárez.

 

México, D.F., 24 de septiembre de 2015.- Debido al aumento de violencia, desatada en los últimos años en Ciudad Juárez, se experimenta un vaciamiento de la vida pública de la urbe. Con la instalación de cámaras de vigilancia, rejas y retenes, la ciudad se encuentra en estado de sitio, afirmó Diana Silva, becaria posdoctoral del IIS-UNAM.

La violencia directa, afirmó la investigadora, tiene como fundamento dos tipos de violencia; la violencia estructural, marcada por la desigualdad y la pobreza; y la violencia simbólica, compuesta por elementos de la cultura que discriminan y estigmatizan ciertas prácticas y personas. Como resultado del aumento de las violencias, se ha incrementado el miedo, una sensación que tiene repercusiones en los modos de vida de la gente.

Sin embargo, existen experiencias que irrumpen, desde las prácticas artísticas, el estado de sensaciones experimentadas por la mayoría de habitantes de Ciudad Juárez, y hacen posible recomponer la comunidad política, afirmó la doctora Silva. Y señaló, como ejemplo de este tipo de experiencias, el caso del colectivo de arte urbano “Rezizte” y el grupo de hip-hop “Batallones femeninos”.

Mediante la realización de murales, stencil y carteles en las calles de Ciudad Juárez, el colectivo “Rezizte” participa en la disputa de sentidos sobre la ciudad. Al buscar en la cultura popular elementos que doten de identidad a Juárez, al participar en la forma de dar significado a la muerte, o preservando la memoria de amigos y familiares muertos mediante murales, este colectivo de arte urbano toma los espacios públicos mediante prácticas expresivas, señaló la investigadora.

Por su parte “Batallones Femeninos” interpretan, desde una posición femenina y crítica, la situación de la frontera, la violencia y el feminicidio. Esto desde el ámbito del hip-hop, dominado por hombres, y dentro del cual también tienen una inferencia al criticar su normatividad de género. Asimismo al autodenominarse “las vivas de Juárez”, irrumpen las narrativas dominantes que restan visibilidad a las víctimas al homogeneizarlas, apuntó Diana Silva.

El análisis de estos casos demuestra que los jóvenes en Ciudad Juárez son actores con capacidad de agencia y producción de significados, ya que mediante las prácticas artísticas procesan y comunican experiencias directas que se activan en el espacio público, concluyó la investigadora.

Estas reflexiones se realizaron como parte del “Seminario de Estudios de la Experiencia Urbana”, cuyas sesiones de trabajo tienen una periodicidad mensual, y es coordinado por Margarita Camarena Luhrs, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× nine = ninety