Civilidad republicana y etnicidad grecolatina, las dos identidades europeas contemporáneas

Fotografía: Tiocfaidh ár lá 1916

La aprobación del brexit aumentó el optimismo de los ciudadanos en la Unión Europea


Geográficamente, Europa abarca desde Portugal a los Montes Urales, sin embargo, no podría hablarse de una identidad europea unificada en todo el territorio, por otro lado, en términos de pasado histórico, las reflexiones de los europeos en torno a sí mismos comenzaron a surgir con su llegada a América y el conocimiento de nuevos mundos, afirmó Henio Hoyo, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

¿Existe una identidad europea única?

La cuestión, enunció el académico, es si alguna vez ha existido como identidad etnocultural unificada o se trata de una invención moderna, y podría decirse que lo es. Las primeras fuentes que testimonian a Europa y los europeos, datan de aproximadamente el siglo XVII y XVIII, cuando se empieza a hablar de la Europa en la Edad Media monocristiana y después de la Europa de los imperios, con una identidad grecolatina compartida, de manera que se hace un cambio de la identidad religiosa a la identidad cultural, sostuvo.

Por otra parte, la guerra de las nacionalidades suscitada desde el siglo XVIII y XIX, donde húngaros, franceses, alemanes, entre otros, demandaban derecho de autodeterminación, reveló la existencia de una identidad racial, esto es, un sentido blanco frente a África y Oriente Medio, aunque eso no fue suficiente para sustentar una identidad paneuropea, expresó el investigador.

“Los primeros indicios de una identificación paneuropea, según algunos investigadores, fueron incentivados principalmente por movimientos pacifistas, poco antes de la primera guerra mundial, para evitar la confrontación entre la que ya reconocían como una meganación o ‘la gran civilización europea’ “, dijo, pero agregó que esa identificación desapareció con los intereses geopolíticos locales.

Asimismo, el académico expuso que, a partir de la creación de la Unión Europea (UE), su constitución identitaria tomó vuelo. Los objetivos económicos y de integración política, buscaron crear ciudadanos con un pensamiento homogéneo en valores, la búsqueda de libertades individuales, derechos cívicos, derechos humanos, etcétera.

No obstante, todavía no se ha logrado crear una identidad realmente fuerte, pero, según sus estudios, se observa el surgimiento de dos grupos identitarios; uno basado en principios cívicos republicanos y otro en principios específicamente étnicos. “Somos [los europeos] un conglomerado de naciones, tenemos un pasado judeocristiano, somos blancos y de ascendencia grecolatina”, a la par de una identidad europea cívica, existe la creación de un proto-nacionalismo europeo, explicó.

El Brexit y la identidad europea

“La unión europea es sobre todo instituciones políticas”, el Brexit (acrónimo de las palabras inglesas Britain y exit, “Gran Bretaña” y “salida”) ha influido en estas dos identidades, pues trata de fortalecer los valores de la identidad cívica paneuropea y, en términos étnicos, busca asegurar la identidad blanca, afirmó Henio Hoyo.

También mencionó que, luego de la aprobación del Brexit, sorprendieron los resultados de las encuestas para medir el optimismo de los ciudadanos de la Unión Europea, pues en lugar de caer, fue en aumento. Además, ahora la gente tiende a confiar más en la UE que en los gobiernos de sus propios países, por tanto, sí existe un sentido de identidad con la UE como una entidad política.

“El Brexit terminó siendo un catalizador para aquellos que antes no identificaban a Europa como una entidad, le vino a dar un rostro a las instituciones europeas para ser reconocidas como las que brindan facilidades a sus ciudadanos en todo el mundo”. Sin embargo, se ha desatado un contraste entre quienes aprobaron el Brexit (la generación Erasmus) y una nueva generación de nacionalismos europeos dividida en dos; los que dicen que Europa es el hogar de distintas nacionalidades, cada una soberana, pero dispuestos a “hacer una alianza de europeos nacionalistas”; y los que aseguran que Europa sí es una nación unificada, blanca, cristiana y de ascendencia grecolatina, expuso Henio Hoyo.

Estas reflexiones se llevaron durante la sesión del 28 de marzo de 2019 del seminario permanente Nuevas configuraciones de los nacionalismos y los racismos, coordinado por Natividad Gutiérrez Chong y Fernando Vizcaíno, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Fotografías del evento


Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB



Podría también gustarte...

Comenta esta entrada