Capacidades de absorción, habilidades de las instituciones para asimilar conocimiento con fines comerciales

Fotografía: Dave Thomas

La Unidad de Desarrollo e Investigaciones de Bioprocesos del IPN posee una línea de servicios tecnológicos orientada a satisfacer necesidades de la industria biofarmacéutica


Se estima que para el 2020 el consumo de biofarmacéuticos a nivel mundial sea de alrededor del 46%, en contraste con el año 2000 donde su consumo era de 25%, según datos de Evaluete Group (2015), afirmó Ana Lilia Sánchez Regla, investigadora del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

La investigadora señaló que, debido a las situaciones demográficas, el trastorno del medio ambiente y otros factores que está viviendo el ser humano a nivel salud, se vuelve necesario incorporar mejoras a la calidad de vida a partir de las aplicaciones en biotecnología y medicina de la mano de la innovación.

En México existe escaso conocimiento entre la biofarmacéutica y las “capacidades de absorción” (CA), concepto que hace referencia a la habilidad que las instituciones públicas o privadas tienen para reconocer e integrar el valor del conocimiento nuevo y externo, asimilarlo y explotarlo con fines comerciales. A pesar de esto, persiste la idea que el conocimiento individual generado por una organización no puede extenderse y alcanzar mayores dimensiones de valor científico/tecnológico si no está interrelacionado con su entorno, expresó Sánchez Regla.

Para demostrar estas aseveraciones, la investigadora presentó el estudio sobre la Unidad de Desarrollo e Investigaciones de Bioprocesos (UDIBI), perteneciente a la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del IPN. “La base de conocimiento científico sumamente firme y poderosa con que se fundó la unidad ha hecho que la UDIBI pueda desarrollar protocolos de alto estándar científico y técnico y, combinado con la visión comercial que tiene su directiva, se derivó una línea de servicios tecnológicos orientada a satisfacer necesidades de la industria biofarmacéutica”, señaló Sánchez Regla.

El conocimiento generado dentro de la unidad sirve para seguir la investigación y el desarrollo académico, pero también tiene una línea de servicios comercial, explico Sánchez Regla, y reiteró que la UDIBI cuenta con un capital humano altamente calificado en constante capacitación.

Otras de las características de la UDIBI son, su trabajo en la creación de redes inter-organizacionales, su directiva con alto perfil científico y una amplia visión comercial, su estructura interna que opera como una organización privada, su mínima dependencia del presupuesto del IPN para operar, y su relación con otras empresas del ramo biotecnológico.

La UDIBI “cuenta con un modelo que no ha sido explicitado pero que es parte del desarrollo, crecimiento y expansión, no solo al interior del IPN, sino en la industria de alta intensidad tecnológica a nivel nacional e internacional”, refirió la investigadora.

Está investigación se presentó en el seminario Estudios interdisciplinarios sobre la ciencia, la tecnología y la innovación, coordinado por Rebeca Gortari y Marcela Amaro, investigadoras del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y por Eduardo Robles, investigador del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas de la UNAM. El evento se llevó a cabo el 20 de noviembre de 2018 en el anexo del auditorio del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento



Descarga la entrada como PDF


Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + one =