Acciones que promueven la salud mental en personas mayores ante COVID-19

El encierro, aún voluntario, puede llegar a producir miedo, ansiedad, soledad, enojo, desesperación, aburrimiento, entre otras reacciones emocionales que, llevadas al extremo, pueden generar también alteraciones emocionales que ponen en riesgo el sistema inmunológico de las personas que los experimentan. Elaboración de la infografía: Ehécatl Cabrera • Creative Commons: Atribución – Compartir Igual

La Emergencia Sanitaria Nacional

Decretada por el gobierno mexicano el día 30 de marzo del 2020, debiera conducir a tomar la decisión de guardarse en casa por un mes. El encierro, aún voluntario, puede llegar a producir miedo, ansiedad, soledad, enojo, desesperación, aburrimiento, entre otras reacciones emocionales.

Dichas reacciones si bien son entendibles ante la situación de incertidumbre social y amenaza de salud por la que atravesamos, llevadas al extremo pueden generar también alteraciones emocionales que ponen en riesgo el sistema inmunológico de las personas que los experimentan. Por ello hay que atender dichas manifestaciones desde un inicio y prevenir así disfunciones posteriores.

En esta primera entrega, sugerimos acciones específicas que ayudan a prevenir algunas de las alteraciones emocionales asociadas al confinamiento voluntario.

También puedes consultar:

Personas mayores ante COVID-19

Cinco acciones que ayudan a reducir la ansiedad

1. Mantener la certeza de que esta contingencia pasará. Entender la nueva situación de convivencia como otra forma más de interacción que será temporal.

2. Conservar en lo posible las actividades cotidianas. Ello implica dormirse y despertarse a la misma hora. Desayunar, comer y cenar en horarios regulares. Arreglarse como si se fuera a ir al trabajo o a la escuela, aunque se queden en casa. Ello ayudará a mantener la coherencia diaria.

3. Realizar actividades prácticas que impliquen algún desafío ya sea físico o intelectual. Por ejemplo, hornear un pastel para después compartirlo, hacer 10 o 15 minutos más de ejercicio, arreglar el closet, seleccionar ropa para donar o arreglar. Ello dará significado extra a la actividad realizada al tiempo que se desatiende el sentimiento de ansiedad.

4. Hacer aspiraciones-exhalaciones profundas de manera periódica a lo largo del tiempo de vigilia. Oxigenar el cerebro ayuda a enfrentar con mejores recursos de paciencia y actitud las interacciones que pudieran llegar a ser tensas durante el día.

5. Elaborar un diario de gratitud. Al final del día, escribir tres o cinco líneas con frases cortas donde se agradezca por ese evento, acción o circunstancia que merece ser reconocida con agradecimiento. Ello le dará valor al día y significado a lo vivido.

Auto-regularse emocionalmente es proteger a quien se ama

M.M.

Investigación: Dra. María Montero López Lena. Fac. de Psicología, SUIEV
Supervisión: Dra. Verónica Montes de Oca, IISUNAM, SUIEV.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Muy interesante estas medidas de seguridad, las tomaré en cuenta y esperemos que todo esto termine y todo vuelva a la normalidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− one = three