Viva la disidencia, porque es el espíritu de la libertad

El movimiento estudiantil de 1968 no fue vencido el 2 de octubre

En 1968, el pliego petitorio del Consejo Nacional de Huelga (CNH) pedía, en seis puntos, una sola verdad; “libertad”, afirmó Félix Hernández, integrante del CNH, quien reiteró que, a pesar de los mucho que se ha escrito sobre el movimiento, las preguntas siempre llegan a lo mismo, ¿cómo se originó el 68?

El panorama económico a nivel mundial estaba minado de tensiones entre los dos bloques hegemónicos, la reciente revolución cubana inspiraba a los jóvenes latinoamericanos y múltiples periodistas y disidentes políticos se encontraban encarcelados. Frente a ese panorama, los que los jóvenes de la época decidieron protestar y decir basta, señaló el exlíder universitario.

El 68 tomó a todos por sorpresa, al gobierno al ver la firmeza de los estudiantes, a la sociedad por la sacudida que representó la exigencia de un cambio profundo en el país, y a los estudiantes mismos por la rapidez con que se organizaron y se articuló el movimiento, señaló Hernández.

El Estado no estaba preparado para una protesta como la que se vivió en el 68 y, ante su ineptitud al diálogo y a la resolución de las exigencias estudiantiles, optó por aventar el tablero de juego y olvidarse de las estrategias, afirmó Enrique Leff, líder del CNH e investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM), al referirse a la respuesta represiva que culminó con la masacre del 2 de octubre.

Hernández, que en aquel tiempo era estudiante del Instituto Politécnico Nacional68-sept, destacó la postura que el Rector de la UNAM, Javier Barros Sierra, tomó en favor de los estudiantes, al darse cuenta que se amenazaba la autonomía de la Universidad y que la protesta que llevaban a cabo los estudiantes era legítima y pacífica.

Los jóvenes del 68 manifestaron su necesidad de emancipación al levantar la voz, esta inquietud por averiguar el significado de la vida le es inherente a la juventud, aseveró Leff. ¿Qué es lo que les inflama los ánimos a los jóvenes de ahora?, ¿50 años después cómo viven los jóvenes su proceso de emancipación?, cuestionó el investigador.

Es necesario continuar con el espíritu del 68, un movimiento pacífico, plural y que no fue vencido el 2 de octubre de 1968. Ante los tiempos convulsos que vive el país es necesaria, casi obligada, la reflexión, la protesta, la resistencia, pero sobre todo, la exigencia de resultados y cambio para todas las personas, afirmó Félix Hernández.

Enrique Leff y Félix Hernández compartieron estas ideas como parte del ciclo de actividades académicas “Las ciencias sociales ante el 68”, coordinado por Miguel Armando López Leyva, Director del IIS-UNAM. El evento se llevó a cabo el 20 de septiembre en las instalaciones del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

two + five =