Política social, oportunidad del gobierno entrante para implementar un sistema de seguridad social integral

En México, 50% de la población no tienen acceso a la seguridad social


En los últimos 30 años, las políticas sociales han sido diseñadas y reformadas por una elite tecnocrática transexenal, sin embargo, hoy estamos frente a la posibilidad de romper con esa inercia política. Estas decisiones deben tomarse sobre la base de objetivos y preocupaciones políticas y no sobre intereses tecnocráticos, expreso Guillermo Farfán Mendoza, académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Actualmente se vive el momento preciso para diseñar una reforma social de gran calado, que tenga por objetivo un sistema de seguridad social integral con miras a las proyecciones que arrojan que un 20% de la población mexicana tendrá 65 años o más para el año 2050. De continuar con políticas asistencialistas, en 32 años el costo para mantener programas sociales absorberá grandes cantidades de recursos del Estado, señaló el académico.

La propiedad privada es el mayor de los problemas en torno a los programas de vivienda desarrollados por el gobierno, ya que este esquema obliga a las personas a permanecer en un lugar fijo, lo que se vuelve un obstáculo en la búsqueda de trabajo y movilidad, afirmó Beatriz García Peralta, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM). El acceso a la propiedad privada de la vivienda ha otorgado poder político y económico a sindicatos, funcionarios y empresas constructoras, apuntó.

“En un país que históricamente ha tenido una tradición de comunidad”, las cooperativas son una solución ante el problema de vivienda. La búsqueda de un nuevo modelo de vivienda puede resolver los problemas de la familia, como lo ha hecho en ciudades que han implementado las cooperativas, como Venecia o Berlín, expresó García Peralta.

Por su parte, Clara Jusidman, presidenta fundadora de INCIDE Social AC, afirmó que “se va a gobernar con proyectos concretos y de impacto masivo, que responsabilizan a secretarías específicas de atenderlos”, y agregó que, en la nueva administración se identifica una excesiva atención a la pobreza rural, “siendo que actualmente la mayor parte de la pobreza más aguda se centra en las ciudades”.

Existe la necesidad de contar con un sistema de seguridad social integral, financiado con los recursos de los impuestos del presupuesto general, que cubra al 50% de la población que actualmente no tienen acceso a la seguridad social, señaló Jusidman, y reiteró que, será necesario encontrar sistemas de contribución de dicho sector de la población.

Estas reflexiones se realizaron en la sesión del 25 de octubre del Ciclo de mesas redondas Retos y desafíos tras las elecciones de 2018, coordinado por Silvia Inclán, investigadora del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento



Descarga la entrada como PDF


Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Comenta esta entrada