A pesar del patriarcado, en Qatar las mujeres participan activamente en política y educación

Fotografía: Juanedc

Qatar posee uno de los índices más altos de mujeres que estudian ciencias a nivel mundial


Ubicado en el Medio Oriente, Qatar es un país en donde el contraste entre lo antiguo y lo moderno forma parte de la cultura política y social. Es así como la diversidad de culturas antiguas que se asentaron en el territorio moldearon la sociedad y sus valores, que se conjuntaron con la llegada del Islam en el siglo XVIII y que se modificaron completamente a partir de la bonanza económica en la década de los 90 gracias al descubrimiento de los yacimientos petroleros y de gas natural, planteó Carlos Martinez Assad, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Esta serie de fenómenos han modificado la manera en que las mujeres contribuyen en la sociedad catarí, pues a pesar de estar basada en un patriarcado, es visible cómo la participación de las mujeres en la vida pública se ha extendido, principalmente en la política y en la educación, añadió Carla Pascal, poeta, narradora y politóloga del Centro de Investigación y Docencia Económicas. Debido a la complejidad de estos procesos, cabe resaltar algunos elementos y transiciones de Qatar y sus mujeres para comprender su dinámica y también para eliminar algunos prejuicios sobre la cultura de la región.

Las mujeres de Qatar en la antigüedad

El papel de la mujer en Qatar en la actualidad no se puede entender sin considerar la conformación cultural y social del país. En primer lugar, se debe partir de su ubicación, ya que al ser zona desértica, las tribus tenían que formar lazos solidarios para su supervivencia, por lo que se sostuvieron a partir de los matrimonios arreglados y consanguíneos y de la poligamia, esta última era un mecanismo de previsión social pues permitía acoger huérfanos y mantener relaciones entre varias tribus, es decir era una responsabilidad más que un privilegio para los varones, añadió Pascal.

En Qatar se instauró un patriarcado con el fin de establecer valores y mecanismos para mantener a la tribu unida y así, evitar que los recursos salieran de la comunidad, señaló la académica, y agregó que, la genealogía patrilineal consiste en que la identidad y el control de la tribu depende de los jeques, que son los “abuelos” del grupo tribal.

Así mismo, esta estructura de conservación requiere que las mujeres se dediquen a tareas del hogar y de la crianza. Además, con el fin de “mantener el linaje”, en esta cultura se estableció que las mujeres cubrieran su cuerpo y rostro, con el fin de que no salgan de la tribu, mencionó Carla Pascal.

Más tarde, la llegada en la antigüedad de los pueblos cananeos, otomanos, persas, británicos, marcó una constante en el país, que la mayoría de su población es migrante. Sin embargo, el patriarcado y la genealogía lineal defendió que solo los hombres fueran capaces de heredar la nacionalidad, además de que solamente las tribus que habitaban el territorio antes de 1930 se los considera como cataríes originales y son quienes pueden mantener la plena ciudadanía.

Otro factor que modificó la cultura y la sociedad catarí fue la llegada del Islam, sin embargo, en la cuestión del género, pese a que el Corán establece una igualdad entre hombres y mujeres, los valores patriarcales se mantuvieron y mediante una diferente interpretación del texto se pudieron codificar estos valores dentro de la ley sharia hasta el siglo XVIII, aclaró la académica.

Las mujeres de Qatar en la actualidad

En la actualidad, hablar de las mujeres cataríes se piensa como un sinónimo de sumisión por la reducida participación en la esfera pública y por la vestimenta, sin embargo, a partir de los noventa, en conjunto con la bonanza económica, la modernidad a la que intenta acercarse Qatar también conlleva una mayor participación de la mujer en el ámbito político, señaló Pascal.

Así, en las últimas décadas las mujeres han accedido a cargos públicos importantes, por ejemplo en 2003 por primera vez una mujer accedió al puesto de Ministra de Educación Superior. Asimismo, la participación en las votaciones es amplia tanto para votar como para ser votadas, aclaró Carla Pascal, y agregó que, existen mujeres con relevancia social y que fungen como líderes, como la jequesa Moza Bint Nasser Doha quien fue promotora de los Objetivos del Desarrollo Sostenible en 2016.

Finalmente, cabe resaltar que en el ámbito educativo las mujeres juegan un papel fundamental ya que históricamente han tenido una vinculación con la crianza y la educación, en la actualidad también forman parte importante de la plantilla de las universidades, tanto estudiantes como profesoras. Es así que tiene uno de los índices más altos de mujeres que estudian ciencias en el mundo, añadió la investigadora.

En conclusión, Qatar es un país con una historia compleja moldeada por el clima extremo, la continua llegada de migrantes y el profundo patriarcado que rige la manera en la que se socializa en el país, sin embargo, macro eventos como la Copa Mundial de Fútbol de 2022 pueden ser una oportunidad para que más gente mire y conozca realmente la sociedad actual de aquel país y se pueda salir de estereotipos e identificar los valores que rigen a la población catarí, concluyeron los panelistas.

Estas reflexiones fueron planteadas en la novena sesión del Seminario Universitario de Culturas de Medio Oriente, coordinado por Carlos Martínez Assad que se llevó a cabo el 8 de noviembre de 2022 por videoconferencia.


Imágenes del evento


Video del evento

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seventy eight − sixty eight =