Mil y un caminos, una sola vocación: Carlos Martínez Assad

Gabriel Tizón, Elena Poniatowska y Carlos Martínez Assad durante la inauguración de la exposición fotográfica “Migrantes en el Mediterráneo”, 10 de agosto de 2017. Fotografía: Milton Martínez / Secretaría de Cultura CDMX

El IIS-UNAM brindó un homenaje al reconocido investigador universitario


Carlos Martínez Assad es Premio Nacional de Ciencias y Artes, Investigador Emérito de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Investigador Emérito del Sistema Nacional de Investigadores y ha recibido numerosos premios y reconocimientos.

Hizo sus estudios en México y en Francia y ha estado adscrito durante toda su vida al Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UNAM como investigador y al Colegio de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM como profesor. Es autor de medio centenar de libros y cientos de artículos, compilador y editor de libros y revistas, coordinador de colecciones, organizador y participante de congresos, seminarios, mesas redondas, conferencista, director de tesis, y maestro de muchas generaciones de estudiantes.

Durante un homenaje que se realizó el 19 de octubre de 2021 por videoconferencia, Guadalupe Valencia, Coordinadora de Humanidades de la UNAM, señaló que “la creatividad es la inteligencia divirtiéndose y así veo yo a Carlos Martínez Assad, como un intelectual creativo y es, entonces, un intelectual que se divierte”.

Mil y un caminos

El trabajo de Martínez Assad abarca, desde la historia política y regional, hasta el estudio del Medio Oriente y sus impactos culturales en el mundo. Tiene gran capacidad para mirar el pasado y el presente del país y del mundo sin perder de vista lo que ocurre en la sociedad, “Carlos ha dicho que cuando hablan de él siente que están hablando de otra persona y que con ello siente que su trabajo no ha sido en vano”, afirmó Miguel Armando López Leyva, director del IIS-UNAM.

Carlos Martínez Assad, quien fue director del IIS-UNAM de 1983 a 1989, no sucumbió a las tentaciones de ser funcionario el resto de su vida, retomó su camino académico y además de ser sociólogo, historiador, antropólogo, economista incursionó en los estudios culturales, los estilos urbanos, y los estudios regionales donde fundó una revista “Eslabones”, luego se dedicó a los estudios migratorios.

Carlos Martínez Assad adoptó en sus trabajos de investigación una perspectiva histórica y un referente territorial colocando muchos esfuerzos en captar los componentes sociales y políticos más significativos, señaló Alicia Ziccardi, investigadora del IIS-UNAM.

Abordó cuatro grandes temáticas han sido muy relevantes, los sismos de 1985, los procesos de participación ciudadana en la ciudad de México a mediados de los noventa, los festejos del centenario de nuestra universidad y la importancia que ha adquirido en los últimos años sus estudios sobre el patrimonio material y simbólico de la ciudad, expresó Ziccardi.

“Una ciudad que a los ojos de Martínez Assad difícilmente podría imaginarse sin la gran alfombra morada que se extiende por las primaveras, por la floración de los árboles y las jacarandas, fue el escenario perfecto para promover una verdadera obra monumental denominada La ciudad cosmopolita de los inmigrantes en 2010”, señaló Delia Salazar, investigadora de la Dirección de Estudios Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

“Carlos se da nuevamente a la tarea de verdad, donde se localizan los testimonios que transmiten ese correr paralelo entre lo escrito y lo visual, de ese mosaico pluricultural surgen historias individuales y comunales, de cómo se desarrollan esas culturas en tierra ajena.”, afirmó David Maawad, fotógrafo.

El caleidoscopio

“Cada rúbrica de su currículum, publicaciones, documentales, colecciones dirigidas y consejos editoriales, tesis dirigidas y exámenes en que ha participado, clases en múltiples instituciones, conferencias, ponencias en congresos y coloquios, jurados de concursos, premios y su periodismo demuestra una evidente intelectual de valor descomunal que abraza una gama enorme de temas, así es, a Carlos todo le interesa, tiene una curiosidad intelectual infinita, una sed inagotable de experiencias de todo tipo”, expresó Francie Chassen-López, académica de la Universidad de Kentucky.

“El doctor Martínez Assad me recuerda el caleidoscopio; un solo cuerpo, miles de imágenes de colores, de figuras, de presencias y puede ir de lo macro a lo micro y no se pierde en el camino, pues va dejando miguitas de su esencia esas miguitas son los libros, son sus artículos, son evocadores temas insospechados”, señaló Rebeca Monroy.

Para finalizar, su hijo Alonso Martinez Canabal expresó que “ha sido siempre, en cada aspecto y también en casa, un gran maestro. El maestro del arte, de la vida, de la música, ha sido pues una especie de tutor de tesis para todos nosotros y pues creo que puedo hablar a nombre de mi mismo y de mis hermanos.”

“Vale la pena festejar cuando uno tiene una conciencia, cuando aún puede uno citar a tantos amigos como lo ha logrado hacer Sara en esta ocasión, y de veras, estoy muy muy agradecido. Los quiero, los quiero mucho a todos ustedes, gracias”, expresó Carlos Martínez Assad.

EL homenaje fue organizado y moderado por Sara Sefchovich, investigadora del IIS-UNAM.


Imágenes del evento


Video del evento

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

÷ 1 = seven