Gobernanza y coordinación, bases necesarias para el desarrollo en ciencia, tecnología e innovación

Fotografía: Greg Derylo

Con el fin de definir las bases y necesidades de una política pública en ciencia, tecnología e innovación para México, que involucre a todos los actores sociales y beneficie al país en general, diversos académicos se reunieron para aportar su perspectiva en esta discusión.

Rosalba Casas, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), propuso utilizar unos principios orientadores que las políticas de ciencia y tecnología deberían tener.

Es importante definir una política de Estado de largo plazo, que no se defina por un gobierno sino una guía para los actores que forman parte del mismo; la corresponsabilidad de quiénes crean y usan el conocimiento incida para el bien de la sociedad; las políticas públicas deben ser diseñadas basadas en procesos participativos, para lograr esto es necesario contar con espacios de interacción e intercambio entre los actores involucrados; dichas políticas tendrán que ser abordadas desde un enfoque transversal en interacción con otras políticas estatales considerando su dimensión regional y local, afirmó la investigadora.

Gobernanza y coordinación

Para Brenda Valderrama, académica del Instituto de Biotecnología de la UNAM, existen dos aspectos fundamentales para la creación de políticas públicas en ciencia y tecnología: la gobernanza y la coordinación. Es un gran reto generar un sistema que involucre a todos los actores y que les de voz para llegar acuerdos para lograr una voluntad colectiva, expresó.

Si queremos que los acuerdos trasciendan la temporalidad de las administraciones tenemos que involucrar a los partidos políticos ya que finalmente alguno de ellos son los que quedarán en el poder, mientras más pronto se involucren se robustecerá las decisiones a largo plazo, opinó la investigadora.

Una buena gobernanza implica transitar a un foro donde se pueda debatir ideas y llegar a mayorías que nos permitan ir avanzando de forma gradual en una misma dirección, comentó Valderrama, y agregó que, no podemos darnos el lujo de tener un sistema descoordinado, cerrado y vertical, necesitamos todo lo contrario: una coordinación efectiva y crear las condiciones para una gobernanza lo más amplia, participativa e incluyente posible.

El conocimiento tecnológico y el futuro del país

Marcela Amaro, investigadora del IIS-UNAM, mencionó que la tecnología es el resultado de una serie de interacciones con muy diversos actores que componen un sistema, mientras que la innovación es un proceso constante de aprendizaje que involucra la aplicación y uso de nuevas ideas y conceptos en la modificación de procesos, productos y servicios.

El conocimiento tecnológico es un factor clave para el desarrollo económico de un país y para resolver diversos problemas de la sociedad. Si el gobierno no implementa una política explícita es probable que otros agentes, con intereses diversos, aprovechen los vacíos institucionales, afirmó la investigadora.

Definir que tipo de futuro es el que queremos vivir, es para Judith Zubieta, investigadora del IISUNAM, una de las bases para definir la política en ciencia, tecnología e innovación que México necesita.
Las instituciones de educación superior y los centros de investigación deben ser pertinentes, competitivos incluyentes, pero sobre todo deben tener valores democráticos y éticos que garanticen nuevas oportunidades para el desarrollo, señaló Zubieta.

Las políticas públicas de ciencia y tecnología no han estado del todo articuladas con otras políticas, se han tratado de iniciativas o programas de poco aliento, de máximo seis años, explicó la investigadora, y agregó que, CONACyT tiene una enorme obligación y responsabilidad para mejorar la gobernanza pública del sistema de la ciencia, tecnología e innovación, los centros de investigación son actores imprescindibles pero cuya acción se verá comprometida si son privados de su autonomía y si se les pretende homogenizar.

Formación de nuevos científicos

David Romero del Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM, reflexionó sobre la importancia de los recursos humanos como una oportunidad para el intercambio y la colaboración internacional.

Desde mitades del sexenio pasado el número de becas públicas para posgrado han bajado, los posgraduantes enfrentan un futuro complicado con posibilidades limitadas de reinserción, señaló el investigador y añadió que, desaparecieron las becas de repatriación y el programa de incorporación de maestros y doctores en industria, además de que se detuvo la incorporación de catedráticos CONACyT.

Para Romero es importante contar con acciones precisas que promuevan la inserción laboral de los profesionales, reconociendo la virtud de sus jóvenes para tratar de ubicarlos en el merado laboral.

El foro ¿Qué política científica y tecnológica requiere el país? se llevó a cabo el 30 de noviembre de 2021 y fue coordinado por Rebeca De Gortari, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.y Fernando Vizcaíno Guerra, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.


Imágenes del evento

Video del evento


También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ sixty eight = 70