El racismo de Estado se expresa cuando las políticas solo contemplan los cuerpos hegemónicos

Fotografía: Víctor Hugo García Ulloa

La raza es una categoría social útil para la acción política frente al racismo de Estado


Los procesos de construcción racial van más allá del color de piel, la vestimenta o el lenguaje. El concepto de raza presenta una amplia carga histórica y simbólica que no es excluyente del género, la clase y otras formas de identificación, comentó Itza Varela Huerta, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios de Género, y agregó que, el racismo de Estado se hace presente cuando las políticas administrativas solo están dirigidas a sujetos y cuerpos hegemónicos.

Dominación del Estado sobre cuerpos negros

Las formas en las que opera el racismo de Estado van desde los conteos que se dan en los censos de población que, hasta hace poco, pudieron integrar la posibilidad de autorreconocimiento de las personas afrodescendientes en México, pero que en la agenda para tratar el tema de raza no abordan cuestiones para los géneros no normativos o la inclusión de personas negras migrantes, señaló señaló Lina Berrio Palomo, investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología de la unidad Pacífico Sur.

El Estado además de nombrar a los cuerpos desde el binarismo, localiza a los cuerpos negros mediante una geografía administrativa, es decir, en lugares del espacio donde la presencia de estos cuerpos es permitida y reconocida.

La doctora Varela también agregó que las personas afrodescendientes, incluso aquellas que se reconocen como indígenas, experimentan una deslocalización temporal, ya que las políticas reafirman la idea de que sólo existen por fuera de Estado y sujetos a un tiempo y un espacio que no es el del presente.

Sexualización y feminización

Los cuerpo negros se suelen colocar como feminizados ante el Estado pues históricamente lo femenino se ha vinculado son la subordinación, comentó la doctora Varela Huerta. Este tipo de cuerpos se han construido bajo el falso imaginario de la disposición sexual y la tolerancia a la violencia y el dolor tanto en hombres como en mujeres, lo que sitúa a los afrodescendientes en una desprotección estatal ante el turismo que exotiza sus cuerpos, agregó la doctora Varela Huerta.

A la categoría de raza se le suman otras posibilidades de identificación que trascienden el cuerpo y el espacio geográfico que pueden hacerse visibles desde la academia y desde otras formas de expresión cultural como la música, el teatro o el cine, pero siempre desde el reconocimiento de que las personas negras y afrodescendientes no son ninguna minoría, concluyó la investigadora Lina Berrio.

Las anteriores reflexiones tuvieron lugar el 25 de mayo de 2023 durante el Seminario Permanente Nacionalismos y Racismos, coordinado por Natividad Gutiérrez Chong, Fernando Vizcaíno y Bruno Miranda, investigadora e investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Imágenes del evento


Video del evento

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sixty four + = seventy two