El diez por ciento de los mexicanos más ricos concentran dos tercios de la riqueza nacional

 

* La desigualdad extrema en América Latina distorsiona a las instituciones políticas: coincidieron los investigadores.

 

México, D.F., 19 de octubre de 2015.- Las 85 personas más ricas del mundo tienen la misma riqueza que la mitad de la población. Esta concentración se aceleró a partir de la crisis del 2008, lo que ha desencadenado, incluso en los países desarrollados, el aumento de la desigualdad social, señaló Ricardo Fuentes, Director de OXFAM México.

El investigador afirmó que en América Latina este fenómeno ha generado que la transición democrática sea percibida como un proceso fallido ya que, el incremento de concentración de riqueza en unas cuantas manos, permite que las elites económicas tengan el control de la toma de decisiones políticas.

A partir de un ajuste metodológico, en el que se relacionaron los datos de la encuesta ingreso-gasto con los datos de cuentas nacionales, es posible estimar que el 10 por ciento de la población más rica en México obtiene el 60 por ciento de los ingresos totales en el país, afirmó Gerardo Esquivel, investigador del Colegio de México.

El especialista aseveró que una milésima parte de la población del país posee el 43 por ciento de toda la riqueza nacional. En contraste, la evolución del salario mínimo corresponde a un cuarto de lo que se ganaba hace cuarenta años, aspectos que apuntan hacia una captura política por parte de las elites económicas.

La concentración desmedida de riqueza y la desigualdad que genera no son procesos naturales, se han ido construyendo a través del tiempo con la implementación de políticas públicas caracterizadas por la exención de impuestos, limitación del salario mínimo y otorgamiento de concesiones, señaló Gerardo Esquivel.

Por su parte, Juan Carlos Moreno-Brid, investigador de la Facultad de Economía de la UNAM, afirmó que el proceso de captura política por parte del poder económico va de la mano del control de los medios masivos de comunicación, ya que en México el discurso público no se centra en la distribución de los ingresos sino en la estabilidad.

Estas reflexiones se realizaron dentro del Seminario “Las dimensiones de la desigualdad”, coordinado por Cristina Bayón y Lorenza Villa Lever, investigadoras del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

24 ÷ four =