Categoría: 100 años 100 voces

Irma Erendira Sandoval

La vida y obra del Doctor Pablo González Casanova encumbra la labor humanística, académica y moral de uno de los más grandes intelectuales que ha tenido el país a lo largo de su historia y, sin lugar a duda, uno de los más grandes pensadores contemporáneos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Yo le debo al Doctor Pablo González Casanova el giro de 180 grados que dio mi vida al convertirme en “ceceachera”. Don Pablo es el fundador de una de las instituciones que más han revolucionado la universidad y la enseñanza en nuestro país: el Colegio de Ciencias y Humanidades. Su utopía siempre ha sido que México sea un país más democrático, más culto y más justo.
Cuando ingresé al Instituto de Investigaciones Sociales hace casi ya dos décadas, una de mis ilusiones más fuertes fue ir a visitar a Don Pablo y transmitirle los saludos de mi abuelo, otro Don Pablo que también pasó a la posteridad como un gran mexicano centenario; de mi padre, otro gran Don Pablo, abogado, sindicalista, universitario y politólogo con quien también coincidió en gestas históricas; y de la Dra. Sussane Jonas, amiga cercana de Don Pablo, quien había sido mi maestra y tutora en mis estudios de doctorado. Ha sido un honor tener la fortuna de ser una de sus más humildes colegas y admiradoras.
Su arduo trabajo como sociólogo e intelectual, encabezando grandes proyectos transformadores, han tenido eco, y han inspirado proyectos similares en toda la región latinoamericana. Estos logros nos obligan a plasmar sus ideas para la posteridad, estudiar sus planes reformadores y aún más importante transformar nuestra realidad utilizando como guía sus grandes enseñanzas rumbo a la construcción de una sociedad más igualitaria y libertaria.

Jorge Cadena Roa

Don Pablo es un personaje singular, un académico que destaca por donde se lo mire. Con su obra personal colocó a la democracia en el centro de la atención de las ciencias sociales. Pero, además, organizó incontables grupos de trabajo y seminarios, inspiró y condujo numerosas obras colectivas que, sin su impulso, no se habrían concebido y publicado. Tejió redes amplísimas de científicos sociales, fundó el Sistema de Universidad Abierta, el Colegio de Ciencias y Humanidades, el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Humanidades. Promovió y defendió cambios a favor de la inclusión y el respeto a dignidad de las personas. Ha sido un guía y referente moral, un intelectual orgánico de la UNAM, defensor de su autonomía, de la libertad de cátedra y de investigación. Por donde se lo mire destaca.

Cristina Puga

Más allá del autor de un libro clave para mi generación y las siguientes en el estudio de las ciencias sociales, de una figura académica reconocida por haber brindado una nueva fisonomía a la entonces Escuela de Ciencias Políticas y Sociales y por haber dirigido brillantemente el Instituto de Ciencias Sociales de la UNAM; del Rector que enfrentó momentos críticos en la vida de nuestra institución, don Pablo es para mi el universitario ejemplar que, a pesar de todas sus ocupaciones y compromisos, en un momento crucial me mostró un apoyo fraterno e inestimable. Atesoro el recuerdo de don Pablo caminando conmigo, muy despacito y a la vista de todos, del estacionamiento a la oficina de la Dirección de la FCPyS , apenas una semana después de mi designación, otorgando con ello un respaldo incondicional a la primera mujer directora de la Facultad.

José Álvaro Segura García

Ignoto revolucionario social que, a pesar de los escollos históricos, nunca dejó la proba a cuestiones ortodoxas. Académico magno y clarividente al que le debemos la creación de nuestro instituto (CCH); su legado nos recuerda el valor de la autonomía y el aprendizaje interdisciplinar. Gracias a sus icónicos aportes, la esencia universitaria sigue ferviente e innovadora. En gala simpática, los ceceacheros encomiamos su loable sedición y entrega.

Sonia Ledezma, Azul Luna y Luis León

Pablo González Casanova ha sido una persona que durante toda su vida se ha encargado de reivindicar el conocimiento, gran ejemplo de ello fue el ser protagonista de la creación de los cchs. Ha marcado un gran ejemplo de cómo debe de ser el estudiante, que sin importar lo complicadas que puede ser las luchas y problemas sociales, nosotros debemos ser conscientes de los problemas, participar y solucionarlos, ya que este será la construcción de un mundo mejor para todos.

César Alonso García Huitrón

El Colegio de Ciencias y Humanidades, es un motor permanente de innovación educativa, del cual debemos sentirnos orgullosos, uno de los grandes aportes del doctor Pablo González Casanova y que transformaron a la Universidad han sido el Sistema de Universidad Abierta y por supuesto el Colegio, que este a su vez, ha sido precursor de la actual reglamentación de la división de posgrados de la UNAM, misma que una vez fue única y exclusiva del CCH.

Diana Fernanda Velázquez Ortiz

A 50 años de la creación del CCH los principios de nuestra institución siguen siendo validos, en donde nuestros alumnos son los principales actores de su propia formación, de su acercamiento a la cultura y son capaces de seleccionar, jerarquizar y validar la información que reciben de manera que la puedan aplicar en la vida diaria, contando con las bases necesarias para cursar con éxito sus estudios superiores y ejercer una actitud permanente de formación autónoma.

Erika M. Rodríguez Sánchez

El nacimiento del Colegio de Ciencias y Humanidades es la máxima aportación del Dr. Pablo González Casanova en estos 51 años, creación de una nueva universidad con cinco plantes donde se trabajan las ciencias y humanidades en su conjunto a partir del modelo educativo enmarcado en su plan de estudios, siempre con la mira en la trascendencia tecnológica y cultural en beneficio de la sociedad.

Paola Aviani Medina Lechuga

El doctor Casanova pensó una Universidad diferente, que cubriera con la demanda que se le exigía, gratuita y accesible para todo aquel que quisiera estudiar. Se les enseña el trato con el diálogo, la reflexión y a un pensamiento crítico, al ir con las ideas que cada uno pueda llegar a desarrollar siempre con el debido respeto que debemos tener hacia el otro.

Arcelia Edith Ugarte Jaime

Los aportes del Dr. Pablo González Casanova al proyecto que impulso cuando era rector de la UNAM en 1970, responden a la gran demanda educativa que el país requería. Fue oportuna la reforma educativa de la Universidad donde participaron docentes, estudiantes y autoridades administrativas. Considero que, con esta acción, el Dr. Pablo González privilegio la diversidad de ideas que hicieron del colegio área propicia para el desarrollo de las ciencias y las humanidades.

Alejandra Arana Rodríguez

El Dr. Pablo González Casanova contribuyó a forjar los cimientos del CCH al incluir en su modelo educativo la investigación interdisciplinaria, la vinculación entre bachillerato e instituciones de nivel superior, el rigor metodológico en actividades de docencia e investigación, el compromiso social de docentes y alumnado, el aprendizaje dialógico y colaborativo.