Victoriano Huerta y sus correligionarios en España: 1914-1920


Tras su renuncia a la presidencia de la República, Victoriano Huerta salió huyendo de la Ciudad de México y se embarcó en el crucero alemán Dresden rumbo a Jamaica. Tras un breve respiro en la isla, acompañado de 70 personas (entre ellas, ocho miembros de su gabinete), abordó el vapor Patria para dirigirse a Bristol, Inglaterra. Su plan era exiliarse en España; sin embargo, sucedió algo que nunca habría imaginado: solo ocho pasajeros abordaron el vapor Miami para trasladarse a su destino. Los demás lo habían abandonado. Al llegar a Santander, Huerta fue tratado con rudeza y arreciaron los ataques de la prensa española debido a las afectaciones que sus compatriotas habían padecido en sus bienes en México. De ahí, se trasladaron a Madrid; en esa ciudad, Aureliano Blanquet, quien fuera su ex secretario de Guerra y Marina, también le dio la espalda. El golpe debió de ser demoledor. Acompañado de su familia, Huerta se dirigió a Barcelona. Sin embargo, Rodolfo Reyes, León de la Barra, Manuel Mondragón —quienes habían formado parte de su gabinete y vivían exiliados en Europa— ni siquiera se acercaron a él. Tras unos meses de vivir sumergido en la soledad y el aislamiento, el alemán Franz von Rintelen y Enrique C. Creel le propusieron encabezar una aventura contrarrevolucionaria en los Estados Unidos, donde contaba con numerosos partidarios. Naturalmente, sabía que si fracasaba, su suerte sería el martirio; no obstante, decidió jugarse la vida, y la perdió en enero de 1916.

Autor: Mario Ramírez Rancaño.
Producción: Miriam Aguilar.
Realización: Ehécatl Cabrera.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

÷ four = two