La salud y el trabajo irremediablemente entrelazados

Fotografía: Russ Allison Loar

La migración implica la aceptación de condiciones de vida que impactan directamente en la salud


El paradigma biomédico dominante ignora el contexto social en la salud y en la enfermedad. La salud es el bienestar completo que integra lo físico, lo mental/emocional y lo social. Existen determinantes sociales para la salud que se ven influidas por las condiciones de trabajo pero también por la distribución del poder y el dinero, explicó Michael Flynn investigador de la Universidad de Kentucky.

En el caso de la migración no sólo el migrante se ve afectado, también está la familia que se queda, los que regresan a México y los que llegan de Centroamérica. El modelo de migración Sur a Norte ya no es vigente, ya que también existe la migración de los márgenes hacia el Centro y de Sur a Sur.

Las Fronteras

En otro tiempo cuando las fronteras no estaban tan marcadas, era posible para un mexicano trabajar en Estados Unidos y regresar a México, en aquella época, los gastos que implicaba la formación del trabajador así como su bienestar recaían en nuestro país. No obstante con el cierre de fronteras, es más difícil regresar, por lo que ahora el migrante se queda definitivamente del otro lado, sin embargo los Estados Unidos no se hace responsable de aquel trabajador que labora con papeles chuecos, al contrario, se beneficia de leyes para limitar los beneficios sociales de estas personas, evitando volverse responsables, añadió el académico.

En esta situación el trabajador indocumentado es más vulnerable a ser explotado, para conseguir un lugar en el mercado laboral trabajan más por menos dinero, y al sentirse constantemente monitoreado, no sólo por la Migra si no por la policía local, existe un mayor miedo a hablar sobre los abusos que sufre.

Trabajo y Salud

La migración implica la aceptación de condiciones de vida que impactan directamente en la salud. El tipo de trabajo, el dinero, el horario, la vivienda, la vida personal, la educación influyen en la familia y el bienestar, confirmó el investigador.

Existen estudios pequeños, no oficiales, que han revelado que, mientras más tiempo en Estados Unidos lleve un trabajador, sufre más riesgo de padecer enfermedades crónicas como hipertensión, obesidad y alcoholismo que están directamente relacionados con el ritmo de trabajo, expresó el académico, y agregó que, también la salud mental se ve afectada, ya que si bien lograr metas y crear vínculos sociales es posible, saber que están siendo explotados y que políticamente son señalados como culpables de los problemas del país de acogida, tiene un impacto psicológico significativo.

Estas reflexiones se llevaron a cabo en la conferencia La migración, el trabajo y la salud: hacia un modelo más comprensivo, realizada el 20 de noviembre de 2019 y coordinada por Maritza Caicedo Riascos, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Fotografías del evento


Video del evento

Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× one = one