Las paredes gritan:
En la vida…
Todo…
Es una basura…

El Zar de la Basura I

En una semana puede cambiar tu vida… Para bien o para mal.

Recientemente se giró una orden de aprehensión en contra de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ex dirigente del PRI en la CDMX.

No es nada raro. Hay una larga historia detrás de él… Revisémosla.

En México necesitamos otras formas de participación para enfrentar nuestros problemas.

No todo está en manos de las autoridades.

Hay muchas áreas que requieren nuestra participación.

Tomo el tema de La Basura como un elemento de nuestra vida cotidiana.

Hay muchas cosas que resolver y muchas cuestiones qué cambiar.

¿Cuáles son ellas?

La Ciudad de México (CDMX) está llena de basura… Y no se menciona esto de una manera metafórica, o efímera.

La basura de la ciudad ha acompañado su crecimiento durante toda su historia.

Siempre (desde los Aztecas), al disponer la basura, se pensaba que lo mejor era ubicarla en un lugar “Lejos y Fuera” de nuestro entorno.

Y así creció la ciudad, buscando esos espacios afuera de la vida urbana (que cada vez eran menos). Hasta que apareció en el escenario el concepto de La Ecología, que definía todos los espacios como “nichos ecológicos”.

Por ello, para la basura, se debe preguntar: ¿En dónde está un lugar lo suficientemente lejos y fuera de una ciudad que no esté relacionado con la siguiente población?… No existe.

La Ciudad de México se construyó sobre muchas montañas de basura.

Resulta curioso observar cómo es que, en muchos de los lugares comunes actuales, en la Ciudad y su Zona Metropolitana, se ubicaron los antiguos “Tiraderos de Basura a Cielo Abierto” (TCA).

Todo se resumía a una necesidad de tiempo y espacio para que sirviera (muchas veces por un corto tiempo), como un lugar en dónde depositar la basura en ese momento.

En el centro histórico, desde hace más de seis siglos, la zona conocida como “La Candelaria de los Patos” (donde hoy se ubica el Congreso de la Unión), se utilizó como tiradero.

Lo mismo pasó en Tacuba, donde hoy se encuentra la Cervecería Modelo.

O el Aeropuerto. O la Magdalena Mixhuca, donde se corre la Fórmula Uno y se realizan conciertos.

También está La Castañeda, que fue el primer manicomio en la época del Porfiriato.

El antiguo parque de Béisbol del Seguro Social (que hoy es el elegante centro comercial Parque Delta), fue un tiradero de basura.

El Pedregal y muchas otras zonas también lo fueron.

En esos lugares, casi siempre, se buscaban sitios, o se escarbaban agujeros que permitieran tirar la basura, aunque sólo sirvieran por unos cuantos meses.

Esto llegó hasta años recientes cuando en 2009, se inauguró la “Plaza Ciudad Jardín”, en una superficie de 250 hectáreas, en los antiguos cuatro tiraderos de basura de Ciudad Netzahualcóyotl, en la Zona Metropolitana.

Se trata un proceso común al servicio público para darle un destino final a la basura.

Vale la pena especificar que el último gran esfuerzo del gobierno capitalino para construir un Tiradero a Cielo Abierto (desde los años sesenta del siglo pasado), se ubicó en la zona de Santa Cruz Meyehualco, con una superficie de 167 hectáreas, que se transformó en el Tiradero a Cielo Abierto más grande que tuvo la Ciudad de México.

En ese tiradero, llegaron a habitar 15 mil pepenadores, bajo el liderazgo de Rafael Gutiérrez Moreno (RGM), conocido también como el Zar de la Basura, encargado de la administración de ese lugar, con estrechas conexiones políticas que legitimaron su liderazgo durante muchas décadas.

En ese lugar se estableció un pequeño poblado de pepenadores, que le otorgó a él un poder muy especial en el manejo de la Basura.

Por ello, no resulta sorprendente que esa colonia de pepenadores adquiriera distintos nombres en su historia.

Colonia Renovación

Originalmente se llamó Santa Cruz Meyehualco.

Pero, en 1970, con la presidencia de Luis Echeverría, RGM le cambió el nombre por el slogan del Presidente: “Colonia Arriba y Adelante”.

Después, en 1976, en la época de José López Portillo, se lo cambió por su nuevo slogan para llamarla: “Colonia La Solución Somos Todos”.

Y en 1982, con el Presidente Miguel de la Madrid, nuevamente le cambio el nombre a: “Colonia Renovación Moral”.

El 19 de marzo de 1987, Rafael Gutiérrez Moreno, fue asesinado por una de sus 39 esposas. ¡Con las que procreó a más de 89 hijos!… Uno de ellos fue Cuauhtémoc Gutiérrez.

Hoy a esa zona se le conoce sólo como Colonia Renovación, o La Reno… El tiempo les borró su parte moral.

El manejo de la basura sufrió una profunda transformación.

Hace 42 años, la basura era un asunto manejado por los “pobres”. Por los pepenadores. Por los recolectores manuales. Por “los señores de la basura” a quienes, su manejo, les daba empleo y subsistencia.

Con el paso de los años y con la llegada de la ecología y toda su nueva conceptualización, la basura se transformó (se le llamó: “Residuos Sólidos”) y empezó a ser del interés de nuevos grupos, con muchos más recursos que los anteriores.

Se analizaron las posibilidades de “clasificación y reciclaje”, y varias grandes empresas nacieron con este objetivo.

De ricos a pobres

Los gobiernos afinaron sus estrategias de trabajo y se olvidaron de los Tiraderos a Cielo Abierto, para construir los Rellenos Sanitarios Controlados, que evitan los efectos negativos de los desechos en el medio ambiente.

Todo este proceso tuvo un impacto directo en los trabajadores y abrió la puerta a “nuevas formas” en el manejo de la basura.

Los Tiraderos a Cielo Abierto se cerraron.

Se inauguraron los Rellenos Sanitarios y se inició la apertura para que diversas empresas ofrecieran alternativas para la recuperación de los desechos.

Al final del proceso, la escena es una película de Terror.

Los viejos recicladores siguen haciendo lo mismo, sin ninguna protección en su trabajo. Y los hijos de los viejos líderes de pepenadores controlan estos grupos.

¿Dónde estamos ahora?

La cueva del delfín

Hoy persiguen a Cuauhtémoc Gutiérrez por trata de personas y publicidad engañosa… Pero de la basura no se dice nada.

¡Vientos huracanados!, si no me ponen a marchar en un Show de la Basura

nos veremos por acá el próximo sábado…

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

four × = 40