Los libaneses que el cine nos dejó

Carlos Martínez Assad publicó recientemente un libro-catálogo, con bellas fotos en blanco y negro, donde hace un recuento de actores, directores, productores, fotógrafos y músicos de origen libanés que han dejado o siguen dejando huella en el cine mexicano. Los mexicanos que crecimos con esa pareja de cómicos que alegró nuestros años niños no teníamos entonces idea de que Capulina, con aquel sombrero desfondado, en realidad se llamaba Gaspar Henaine y su procedencia era libanesa, como la de El Güero Gil o Chucho Martínez Gil, nada más y nada menos, integrantes de tríos icónicos de los años 50 como Los Panchos y Los Hermanos Martínez Gil. El historiador y escritor Martínez Assad, que ha dedicado gran parte de su investigación a la Ciudad de México y sus espacios emblemáticos, así como al cine, pone el acento en una reflexión que pocas veces hacemos: México da muy poco reconocimiento a sus inmigrantes. “Seguimos esperando los trabajos de investigación sobre las aportaciones que hicieron al cine mexicano los diferentes extranjeros que se adaptaron a México (…) Todos los públicos de diferentes épocas los han identificado: españoles, argentinos, cubanos, estadounidenses, y un largo etcétera.” Un ejemplo es la importante participación libanesa en muchas esferas del desarrollo del país; nos son familiares nombres de empresarios que se hicieron desde abajo y que les importa México como Carlos Slim y Alfredo Harp Helú. Pero fuera de ese ámbito con relumbrón en los medios, nuestra miopía para reconocer la veta de enriquecimiento cultural que los sueños de otras culturas importadas a México produjo es clara.

Fuente: El Universal

Fecha de publicación: 6 de julio 2019

Mención: Carlos Martínez Assad

Disponible en: https://www.eluniversal.com.mx/columna/monica-lavin/cultura/los-libaneses-que-el-cine-nos-dejo

Descarga la Nota:

https://www.iis.unam.mx/blog/wp-content/uploads/2019/07/03_03assad.pdf

Podría también gustarte...

Comenta esta entrada