El infierno

Claro que son víctimas. Son víctimas de su propia imprudencia, de la irresponsabilidad, del “ái se va”. Lo son, también, de la corrupción y la impunidad. Si hay tantos que roban gasolina y nunca los castigan, ¿por qué no colmar dos bidones, al cabo y es gratis? Si la gasolina brotaba con tanta turbulencia ¿cómo no aprovecharla?

Fuente: Crónica
Fecha de publicación: 21 enero 2019

Mención: Raúl Trejo Delarbre

Disponible en: http://www.cronicajalisco.com/notas/2019/91571.html
Descarga la Nota: https://www.iis.unam.mx/blog/wp-content/uploads/2019/01/11_11trejo.pdf

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nine × = thirty six