Seminarios de formación teológica, espacios de transformación progresista en Argentina

Julio Cortázar y el padre Carlos Mugica. Fotografía: Antonio Marín Segovia

En estos grupos católicos se aceptan la liberación del cuerpo y la autocrítica

En Argentina, los seminarios de formación teológica surgieron como espacios de sociabilidad y reencuentro entre católicos y progresistas que habían sido víctimas de la dictadura militar. En estos grupos, se identifican ideas anti dictatoriales y a favor de la laicidad, afirmó Verónica Giménez, académica de la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

En estos espacios, se plantearon las cuestiones de cómo pensarse como iglesia, fueron movimientos novedosos y rápidos en su difusión, afirmó la investigadora, y ejemplificó como una de las transformaciones, el uso de la música como forma de celebración. Ahora en los templos se colocan instrumentos musicales, lo que se consideraba una ruptura en el pasado.

Estos grupos nacieron en Buenos Aires en los años 70, su crecimiento fue aumentando considerablemente en el ámbito educativo mientras pasaban los años, debido a que compraban colegios. Frente a este fenómeno, en otros círculos religiosos se tenía la idea de acabar con la ´izquierdización´ posterior a la dictadura, comentó la académica.

A pesar de esto, con los más tradicionalistas había un puente por la manera de pensar y relacionarse. Gracias a la existencia de un lenguaje en común y racional, había las posibilidades de entablar espacios de diálogo, señaló Giménez, y reiteró que en estos grupos católicos también se acepta la liberación del cuerpo y la autocrítica como institución.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante el “Laboratorio de observación del fenómeno religioso en la sociedad contemporánea”, coordinado por Hugo José Suárez y Karina Bárcenas, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, y por Cecilia Delgado, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

six × = 30