Relación entre la institución religiosa y el poder político: omitida por las ciencias sociales occidentales

* La jerarquía religiosa ha tenido un papel activo en conflictos bélicos: Masferrer

Ciudad de México, 11 de agosto de 2017.- Después de la Segunda Guerra Mundial los templos luteranos y católicos quedaron abandonados, fenómeno que, en la terminología del sociólogo alemán Max Weber, se puede categorizar como un “desencantamiento del mundo” ya que se dio un ascenso de lo racional sobre las creencias, señaló Elio Masferrer, académico de la Escuela Nacional de Antropología e Historia. Esto dio pie a una crisis en la organización religiosa y a la búsqueda de la espiritualidad en círculos más íntimos, como en los senos familiares, apuntó.

En este contexto se observa una omisión, por parte de los científicos sociales europeos del siglo XX, en estudiar la relación entre el factor religioso y el juego político y bélico, ya que hicieron referencia al protestantismo encabezado por Martín Lutero, y no así a lo acontecido en el marco de la Primera y Segunda Gran Guerra, señaló el académico. Este dividir entre religiones reveladas y naturales es una concepción etnocéntrica y eurocéntrica, reiteró.

Otro aspecto abordado por Masferrer es el concordato establecido entre la Iglesia Católica y el Nacional-socialismo, donde se dio la subordinación de la primera con respecto al segundo, a través del Partido Católico que dio pie al exterminio de minorías como judíos, testigos de Jehová, gitanos, homosexuales, y el de diversos agentes políticos opositores al régimen hitleriano.

Asimismo, en esta época se dio una relación entre el catolicismo y el franquismo español en el contexto de la Guerra Civil. Se puede hablar de este conflicto bélico como una cuestión religiosa que llevo a la ejecución de una gran cantidad de sacerdotes, que entre el papado de Juan Pablo II y Benedicto XVI, fueron beatificados, afirmó Masferrer.

Estos aspectos desembocaron en un relativismo de valores y descrédito hacia la Iglesia Católica, misma que acusó de libertinos a quienes dejaron el culto, conllevando la caída de Santos Patrones y dando paso a las celebridades (artísticas y deportivas) como íconos generacionales, aseveró el académico, y reiteró que el catolicismo aún se vale de multitudes y/o grupos personalizados (claro ejemplo, el culto a San Judas Tadeo en la Ciudad de México), para seguir generando adeptos.

La conferencia de Elio Masferrer se llevó a cabo en el marco del Laboratorio de Observación del Fenómeno Religioso en la Sociedad Contemporánea, coordinado por Hugo José Suárez, Fernando González y Karina Bárcenas, investigadores del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, y por Cecilia Delgado, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Fotografía de portada: Marco

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× 6 = thirty