Prevención social: única salida al problema de la violencia en la Ciudad de México

* A pesar del fracaso de las políticas punitivas, disminuyen los programas de intervención social para prevenir la delincuencia

Ciudad de México, 24 de noviembre de 2016.- En todas partes del mundo la justicia penal nace para gobernar la pobreza, señaló Fernando Tenorio, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana. El sistema penal administra la violencia legal e ilegal, es la fuerza que sostiene al pacto político real, más allá de las intenciones ideales plasmadas en las leyes, enfatizó el académico durante su participación en el Foro “Ciudad de México, seguridad de todos”, coordinado por René Jiménez Ornelas, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM) y coordinador de la Unidad de Análisis sobre Violencia Social en México (UNAVIS).

El Estado mexicano ha seguido el paradigma punitivo para orientar sus políticas en materia de seguridad pública, lo que implica priorizar la reacción, el encierro y el castigo en detrimento de las políticas sociales, afirmó Pedro Peñaloza, investigador del Instituto Nacional de Ciencias Penales.

Esta orientación punitiva no se ha modificado en la propuesta de Constitución para la Ciudad de México, aseveró el investigador, y presentó una iniciativa para crear un sistema de prevención social del delito para la ciudad, conformado por una comisión intermunicipal e intersectorial encargada de implementar programas sociales que fomenten la cohesión social y el sentido de pertenencia comunitario.

Violencia y género.

Las múltiples formas de violencia de género están enraizadas y son toleradas por la sociedad. En México, la mayoría de agresiones contra mujeres son cometidas en su propia vivienda, ámbito que debería ser el más protector, afirmó Rosa María Álvarez, investigadora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM (IIJ-UNAM).

Por su parte, Gloria Luz Alejandre, académica de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, señaló que los programas de prevención del delito se inscriben dentro de un sistema patriarcal que no da cabida a la participación femenina. A partir de los cambios en las instancias institucionales y las políticas públicas es como, de manera paulatina, se podría revertir el patrón cultural en contra de las mujeres, enfatizó.

La situación de la ciudad de México.

Hay una tendencia a la alza en los delitos cometidos en la Ciudad de México, señaló Arturo Alvarado, investigador de El Colegio de México. Se observan patrones de ocurrencia delictivos asociados a elementos generados en la economía, en este sentido, la ambición económica puede explicar mejor la evolución de estos delitos, afirmó.

Carlos Welti, investigador del IIS-UNAM, presentó diversos índices que muestran los problemas de marginación, desconfianza y percepción negativa del entorno en el que viven los jóvenes de la ciudad. Asimismo, el investigador hizo un señalamiento crítico sobre la desaparición de los recursos asignados a la prevención social de delito en el presupuesto de la federación.

Por su parte, Gustavo Galicia, coordinador de investigación de Pro-regiones, analizó la aplicación de programas de seguridad pública en la Ciudad de México y encontró que, del total de recursos asignados a este rubro, solo el 20 por ciento está destinado a proyectos de intervención social.

Alternativas a la violencia.

Los programas de prevención de la violencia se deben generar desde la sociedad civil, afirmó Patricia González, investigadora del IIJ-UNAM. Dichos programas deben ser sostenibles, deben tener esquemas de seguimiento y evaluación y deben de ser suficientemente financiados, aseveró.

No existe coordinación entre los actores que intervienen en la prevención de la delincuencia en México, afirmó Javier Oliva, académico de Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Para generar alternativas a la situación actual de violencia se requiere un liderazgo institucional, concurrencia de los poderes legislativo y judicial y el involucramiento de la sociedad, aseveró.

Por su parte, Carlos Flores, investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, afirmó que, para hacer frente al problema de tráfico de drogas en la Ciudad de México, es necesario fortalecer y articular medidas de prevención social de la delincuencia, generar opciones de educación y empleo para los jóvenes.

Los jóvenes de estratos populares han sido criminalizados en la ciudad desde varias décadas atrás, afirmó Héctor Castillo Berthier, investigador del IIS-UNAM. Frente a esta situación, el investigador presentó el proyecto “Circo Volador”, que articula la investigación con la intervención social y desde el cuál se han generado alternativas artísticas y productivas para dicho sector de la población.

Como parte de las reflexiones finales del foro, René Jiménez Ornelas señaló que la seguridad sigue siendo el principal tema de preocupación de los habitantes de la Ciudad de México. A pesar de que no se encuentran las características de violencia de otras ciudades del país, la Ciudad de México experimenta, tanto problemas de delincuencia, como un incremento de las violencias en las interacciones cotidianas, puntualizó el investigador.

En este sentido, Mario Arturo Téllez, asistente de investigación de la UNAVIS, afirmó que desde la psicología se pude aportar elementos para explicar e incidir en el problema de la violencia.

Como parte de las actividades académicas del foro, que se llevó a cabo el 24 y 25 de noviembre en el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, se realizaron 6 mesas de trabajo y se entregaron los premios del Primer concurso de Cortometrajes “La seguridad está en Corto”, organizado por la UNAVIS.


Video de la primera sesión del foro.


Fotografías del foro

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

four × = 20