Perspectivas del pasado y del futuro en tiempo presente

* Las generaciones vivas son la fuente documental de la historia de hoy en día

Ciudad de México, 31 de agosto de 2017.- Poco se ha cuestionado el tiempo en la historia, los estudios de la memoria y los momentos coyunturales demandan analizar cómo la gente vive el ahora, y cómo construye una expectativa a futuro. En este sentido, las ciencias multidisciplinares son esenciales para abordar metodológica y epistemológicamente el presente, afirmó Rodolfo Gamiño, investigador de la Universidad Iberoamericana, durante su participación en el el taller El presente, tiempo histórico, coordinado por Eugenia Allier, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, así como por Camilo Vicente Ovalle y César Iván Vilchis Ortega, académicos del Posgrado de la UNAM.

Siguiendo por esta línea, Cecilia Macón, investigadora de la Universidad de Buenos Aires, reflexionó sobre la dimensión emocional, donde genera una reconstrucción de la relación entre los actores y el pasado, dándole una estabilidad en términos formales, afectivos, ideológicos y conceptuales.

La historiografía en el contexto latinoamericano

La intervención de las ciencias multidisciplinares ha sido muy importante en el desarrollo y evolución de la historiografía en el contexto latinoamericano, refirió Marina Franco, docente e investigadora de la UNSAM de Argentina. En este país, el Estado ha sido criticado a través de la literatura, de la radio, de revistas de corte político, y demás medios informativos en el marco de la reapertura de procesos judiciales que datan de la década de 1970 en el contexto dictatorial, que implicó la desaparición forzada de personas opositaras al régimen.

Lo anterior llevó a la realización de una historiografía de la memoria del exilio, que plasma la condición de vida de las víctimas del terrorismo estatal. Para ello es clave el fortalecimiento de la memoria mediante el financiamiento a los proyectos de investigación en las universidades, que han dado pie a su institucionalización y profesionalización, señalaron Silvina Jensen y Soledad Lastra de la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca-CONICET y de la UNSAM, respectivamente.

Una historia que se defina por lo que estudia

Por su parte Eugenia Allier, del IIS-UNAM, exhortó a pensar en la historia del tiempo presente como una realidad social vigente, que fluye a través de las generaciones vivas que son la fuente documental de la historia de hoy en día. Es importante otorgar un carácter coetáneo que defina realmente el objeto de estudio histórico, que prevalezca una ligazón entre historiador y generación viva, en aras de una diferenciación marcada entre la forma de hacer historia del siglo XIX y la correspondiente al siglo XX, afirmó la investigadora.

Fuentes para una mejor interpretación del presente

El vehículo idóneo para la construcción de la memoria del tiempo presente es la fotografía, refirió Alberto del Castillo, investigador del Instituto Mora. La fotografía debe ser considerada como una fuente icónica, como un referente generacional que vincule el pasado con el presente a nivel nacional e internacional, reiteró el académico.
César Iván Vilchis, afirmó que la televisión y el internet, son poseedores de un carácter informativo, transmisores de mensajes y formadores de imaginarios, con efectos sociales, políticos y psicológicos, por lo que deben ser consideradas como fuentes para el análisis histórico.

En el taller, que se llevó a cabo los días 28, 29 y 30 de agosto de 2017 en el IIS-UNAM, participaron investigadores y académicos de diversos centros de investigación como el RNIHTP, el CELA-UNAM y el CLACSO.


Fotografías del evento


Video del evento


Fotografía de portada: Hernán Piñera

Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 43 = forty eight