Las paredes gritan:
En méxico…
Periodistas…
Bajo fuego…

Periodismo y muerte

Treinta y seis periodistas han sido asesinados en lo que va de este sexenio… Y son muchos más de lo que hubo en gobiernos anteriores.

¿Quién mata a los periodistas? ¿Cuál es el objetivo final?

¿Realmente se pensará que callando a los periodistas se modificará la realidad que vivimos?

¿Para qué sirve aniquilar la voz de un periodista?

El lunes 8 de mayo se realizó una protesta en la CDMX, en el Ángel de la Independencia, para reclamar estos asesinatos.

En ese evento, varios de sus familiares hablaron de la impunidad que persiste y de la ausencia de resultados en el esclarecimiento de los hechos.

Ya se ha dicho a nivel internacional: “México es el peor país para ejercer el periodismo después de Ucrania”, según Human Rights Watch (HRW).

En los últimos días se asesinaron a tres periodistas.

Se trata de Luis Enrique Ramírez Ramos, ocurrido hace una semana en Culiacán Sinaloa.

A unos minutos de iniciar la protesta se confirmó la ejecución de otras dos periodistas más en Cosoleacaque, Veracruz: Yessenia Moliendo Falconi y Sheila Johana Olvera, las dos integrantes del portal informativo El Veraz.

Y empezaron las quejas.

Uno de los hijos del periodista Fredy López Arévalo, acribillado el 28 de octubre de 2021, en Chiapas, aseguró que es falso lo que dice el subsecretario de Seguridad, Ricardo Mejía Berdeja, sobre que dos sujetos abatidos eran los asesinos de su padre.

Dijo:”No hay ningún motivo por el que dos delincuentes de poca monta quisieran matar a un periodista, si esto fuera verdad ¿por qué sigue abierto el caso?”, cuestionó. “Ellos quieren dar un carpetazo”, (Reforma, 09/V/2022).

Por su parte, la esposa del periodista sinaloense Javier Valdez (asesinado de 12 balazos en 2017), Griselda Triana, le preguntó directamente a AMLO por qué no se han frenado los homicidios de periodistas.

Y dijo en el micrófono: “Le propongo un diálogo con un grupo de nosotras, sus esposas, compañeras, sus hijos, donde estén presentes las Fiscalías, el Mecanismo, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas y las organizaciones de la sociedad civil que nos acompaña y representa”, (Ibid).

“No queremos una reunión de relaciones públicas y una foto con usted, lo que necesitamos son respuestas”, le planteó.

Después de su manifestación en el Ángel, el grupo asistente caminó hacia la Secretaría de Gobernación donde continuaron con sus reclamos.

En 2019 se contabilizaron 10 asesinatos de periodistas.

En 2020 se sumaron 7 asesinatos más.

En 2021 hubo otros siete.

Y en lo que va de 2022 se cuenta ya con once muertes más… En menos de cinco meses.

La cifra más cercana fue en 2017 con Peña Nieto, con 12 casos.

El oficio del periodista es muy peligroso (lo es), sobre todo cuando los hombres y mujeres del llamado Cuarto Poder, publican y dan a conocer los orígenes, las causas, las intrigas, pero sobre todo cuando denuncian públicamente a los responsables de las mil y un fechorías que se cometen en este país desde las altas esferas de poder político, económico y criminal.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) define que: “El periodismo (en México) se ha convertido en una profesión de alto riesgo”.

Es cierto. Los agravios contra periodistas sólo revelan los casos que se documentan… Pero hay muchos otros más en realidad.

Instituciones hay muchas.

Ahí está la Fiscalía para los Desaparecidos Políticos que creó Fox. La que averiguó el Movimiento Estudiantil de 1968. La que se analizó las Mujeres Muertas en Ciudad Juárez. La que estudió la Guerra Sucia… Y muchas otras.

¿Para qué han servido?… Para nada concreto.

Los asesinatos en contra de periodistas no van a ser resueltos nunca: por la ineptitud de las autoridades; por negligencia; por cansancio… O por olvido.

Hay una inmensa complicidad entre los responsables de estas muertes.

¿O me equivoco?

Habla Javier Valdez

El 15 de mayo de 2017, a mediodía, fue asesinado de doce balazos el periodista Javier Valdez, en Culiacán, Sinaloa.

“Hoy nos pegaron en el Corazón”, dijo al día siguiente el diario Ríodoce en su editorial, del cual Javier Valdez fue uno de sus fundadores.

Más allá de la amistad que tuve con él y de lo doloroso de su muerte, hay una pregunta central: ¿En dónde está el Estado de Derecho en México?

Si sabemos que una buena parte de la delincuencia tiene la protección y el visto bueno de “gobiernos cada día más corruptos y cínicos”, se configura una larga lista de criminales, avalada por el gobierno.

Decía Javier Valdez en el 2016: “Donde yo vivo, todos los caminos conducen al narco. Lo que yo hago es escarbar alrededor”.

En octubre de 2016 publicó su libro “Narcoperiodismo” (Ed. Aguilar, 2016).

Y sobre su trabajo comentó que la principal amenaza para el periodismo no es el narcotráfico sino la clase política.

“El narcotráfico está porque no hay gobierno”, explicó. “El principal problema que tenemos para el ejercicio periodístico es la autoridad. Es una clase política hija del narcotráfico, intolerante, peligrosa, poderosa, coludida con la delincuencia organizada, con criminales de toda índole.

“Si el narco tiene este poderío, es porque el gobierno lo ha permitido: o porque está sometido, porque no está, o porque es cómplice”, dijo (Reforma, 16/V/2017).

“A esos ataques, se suma la impunidad en los delitos cometidos por otros actores, debido a la negligencia de autoridades” (Ibid).

O sea, en resumen, pensaba que era más “probable” una agresión del gobierno que de los mismos narcos.

¿Y cómo sigue esto con la 4T?… Hay que explicar.

No hay Estado

Decía Javier Valdez: “Le tengo más miedo, y es más fácil, que el gobierno haga algo en contra de nosotros, del periodismo que hacemos, a que lo haga el narco. Tengo la ‘fortuna’ de estar en una región en la que sólo es un cártel el que domina: el Cártel del Sinaloa”.

¿El Estado sigue sin existir en México?… Es pregunta.

La cueva del delfín

¿Cuánta sangre más habrá que invertir para identificar a los verdaderos criminales —los auténticos, no los que dice AMLO— en sus privilegiados aposentos?… NPI.

¡Vientos huracanados!, si no me manda la FGR a visitar a Maradona nos veremos por acá el próximo sábado…

Comentarios, quejas y lamentaciones: Facebook Héctor Castillo Berthier / Email berthier@unam.mx Pág. www.circovolador.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− one = one