La creatividad y la crítica son fuentes de vida en la ciudad

Fotografía: Rancho Electrónico

Los procesos alternativos de aprendizaje creativo son una forma de enfrentar la acumulación depredadora capitalista


Una manera de mantener viva la comunicación y los intercambios en la ciudad es a través del aprendizaje creativo. Esta es una forma de reproducir las relaciones al interior y entre grandes contingentes de habitantes urbanos, quienes arman la vida en la ciudad, declaró Margarita Camarena, investigadora del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Conocer las diferentes experiencias creativas de la ciudad permite aprender sobre distintas formas de disfrutar, habitar y construir las ciudades que queremos, dónde el otro sea posible y se reconozca la existencia de “mundos” en donde caben otros mundos, explicó la académica.

Hacktivismo

Las ciudades son piezas fundamentales de la actual acumulación depredadora capitalista, pero también son los espacios donde se aglomeran los expulsados y descontentos, comentó Ehécatl Cabrera, académico del IIS-UNAM, y agregó que, a pesar de que en el mundo actual la tecnología busca la mayor obtención de ganancias económicas, los hackers buscan estallar sus posibilidades ocultas para darle otros usos.

El Rancho Electrónico es un espacio autogestionado por una colectividad de hacktivistas, que se organiza de manera horizontal y toma decisiones en consensos. Lo que este colectivo busca es redistribuir el conocimiento a través de compartir saberes y técnicas, señaló Cabrera.

En el Rancho Electrónico se producen contenidos creativos (gráfica, música, cine, textos) con software libre y se distribuyen con licencias abiertas, ahí no se hace Arte, si no que se hackea el arte al abrir el código de las disciplinas artísticas que permiten ser combinadas para crear narrativas propias, comentó el académico.

El trabajo de esta colectividad muestra que, frente al extractivismo de la vida, existen experiencias urbanas que buscan construir una realidad alternativa en el aquí y el ahora, expresó Cabrera.

La cárcel mental

A través de un trabajo creativo interdisciplinario, Luis Alejandro García, académico del Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información de la UNAM, busca cuestionar el fenómeno contemporáneo del encierro. Mediante su práctica, García reflexiona sobre la obra de arte desde las fronteras disciplinarias que permiten crear nuevos discursos para contextualizar la realidad.

Con el fenómeno de la violencia es común percibir al otro como enemigo y por esta razón acabamos enclaustrándonos en cárceles mentales sintiéndonos siempre observados. En esta cultura del miedo la frontera física y la subjetiva se han borrado ya que la sociedad actual vive en condiciones similares a las que se gestan dentro de las prisiones, declaró el investigador.

Es por eso que el académico propone la actividad creativa como resistencia a la gran ciudad ya que la belleza existe, la convivencia es posible y hay otras formas de hacer, concluyó García.

Estas reflexiones se desarrollaron durante la mesa redonda Experiencias de aprendizaje creativo y constructivo de la Ciudad de México, que se realizó el el 10 de octubre de 2019 en el Anexo del Auditorio del IIS-UNAM. La actividad fue la última sesión del año del Seminario de Estudios de la Experiencia Urbana 2019, coordinado por Margarita Camarena Luhrs y Carmina Jasso López, investigadoras del IIS-UNAM.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga la entrada como PDF

Descarga la entrada como EPUB


Podría también gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 1 = one