Debate, espectáculo con alto raiting y pocas propuestas

Segundo día de preparativos del set televisivo para el primer debate presidencial. Fotografía: INE

Democracia y deficiencias en el sistema, temas ausentes en las intervenciones de los candidatos

Eventos como el debate por la presidencia del 22 de abril son infrecuentes, por lo que su impacto e importancia en la población es fuerte. Las reacciones en redes sociales y el rating en televisión lo convirtió en el debate con más espectadores hasta la fecha.

En México, la política todavía es muy hermética, sigue sin presentarse una cultura de la deliberación pública, no es parte de los hábitos frecuentes de la población, mencionó Raúl Trejo Delarbre, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (IIS-UNAM), y reiteró que, en el debate las propuestas quedaron subordinadas al espectáculo.

Por su parte, Jacqueline Peschard, académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, expresó que los candidatos están dispuestos a tomar cualquier propuesta socialmente responsable y agregarla a su plan de desarrollo para conseguir votos. Esto se observó con el caso del fiscal autónomo, que ya estaba planteando desde el 2014 en la ley, aunado a esto, fue muy poco debatido el tema de la democracia y las deficiencias en el sistema.

En esta elección no se compite únicamente por la presidencia, sino por la mayor parte de puestos en el poder. Por primera vez, es posible que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) pierda la mayoría de puestos en el sistema político mexicano, aseguró Víctor Manuel Durand, investigador del IIS-UNAM.

El debate tiene como propósito ser un espectáculo, ya que los candidatos funcionan como actores de un programa televisivo, en última instancia, el propósito es el generar conflicto entre ellos, afirmó Rubén Aguilar, académico de la Universidad Iberoamericana.

El problema de la política actual es que se siguen exigiendo cartas de buena presentación que opacan las verdades, se muestran actores gubernamentales argumentando que son distintos, afirmó Álvaro Arreola, investigador del IIS-UNAM y coordinador del proyecto “La democracia Mexicana en la Secesión Presidencial del año 2018”.


Fotografías del evento


Video del evento


Descarga entrada en PDF

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

forty nine − 46 =