Autonomías de Estado y ciudadanía

El presidente de la República arremete contra los órganos autónomos. Al proceder de esta forma actúa contra la ciudadanía. Los órganos autónomos de Estado se cuentan entre las más importantes transformaciones de la transición democrática. El Congreso de la Unión realizó un esfuerzo progresivo por someter a controles constitucionales el desmesurado poder del Poder Ejecutivo en el sistema presidencial. Para ello formó instituciones de regulación de campos de la actividad gubernamental que deben ser sometidas a escrutinio público y vigilancia externa fuera del control gubernamental. Antes de la transición ya se habían conseguido las autonomías universitarias y la del Banco de México. Durante la transición se sumaron las siguientes: Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE), Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), Fiscalía General de la República (FGR), Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFETEL), Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) y el Instituto Nacional Electoral (INE). Todos han cumplido su cometido y si de algo adolecen es de carecer de herramientas suficientes para sancionar incumplimientos y castigar transgresiones. La CNDH es un caso patético; vive sepultada por las violaciones de derechos que no puede contrarrestar.

Fuente: El Universal
Fecha de publicación: 24 de enero 2021
Mención: Francisco Valdés Ugalde

Disponible en
https://www.eluniversal.com.mx/opinion/francisco-valdes-ugalde/autonomias-de-estado-y-ciudadania
Descargar en:
https://www.eluniversal.com.mx/opinion/francisco-valdes-ugalde/autonomias-de-estado-y-ciudadania

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

thirty one + = 41