Movimientos estudiantiles pasados y retos presentes en México y Chile

En América Latina ha decaído la confianza de los jóvenes hacia las instituciones tradicionales

 

Ciudad de México, 9 de agosto de 2017.- La juventud a nivel mundial siempre ha marcado la pauta y gestado momentos coyunturales a través del tiempo y el espacio, sin ser la excepción América Latina. En el caso chileno y mexicano, existen similitudes en el contexto sociopolítico, ya que en ambos países las organizaciones estudiantiles quedaron a merced del factor político, afirmó Víctor Muñoz, académico de la Universidad Católica Silvia Enríquez.

Tras la imposición de la dictadura de Augusto Pinochet en la década de 1970, las universidades chilenas públicas sufrieron un retroceso en cuanto a crecimiento y desarrollo, señaló Muñoz, estas instituciones educativas se convirtieron en “universidades de autofinanciamiento”, es decir, se requería el pago de cuotas de acuerdo al nivel socioeconómico del estudiante (arancel diferenciado), así quedaron relegadas por parte del Estado y fueron duramente reprimidos sus cuerpos estudiantiles.

Se observa que lo acontecido en México en 1999, puede compararse con lo que sucedió en Chile en los años 70, ya que hubo un intento de incrementar las cuotas universitarias, mismo que fue frenado por los estudiantes, aseveró el investigador.

Por su parte, Mario Sandoval, académico de  Universidad Católica Silvia Enríquez, apuntó que la juventud puede estudiarse como una construcción social en cuanto a formas y contenidos (contexto), cuyo mundo está cada vez más marcado por el uso y abuso de las nuevas tecnologías, que están condicionando una nueva forma de socialización.

Lo que para México es la generación “X”, para el país andino es la generación “no está ahí”, desinteresada en el marco sociopolítico, decayendo la confianza notablemente hacia las instituciones de carácter académico, judicial, religioso, político y familiar. Es notorio además el retroceso en la estructura piramidal donde Chile se está convirtiendo en un “país de viejos”, señaló el académico.

Para combatir esta apatía fomentada por los factores arriba señalados, Sandoval sugirió trabajar desde la base de las sociedades mundiales, la institución familiar, fomentando valores, carácter, determinación, y principalmente, confianza, dado que ésta facilitará relaciones sociales más fáciles y duraderas.

Estas reflexiones se llevaron a cabo durante el coloquio “Condiciones y actorías juveniles en Chile y América Latina”, organizado por Hugo José Suárez, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM.

 

ContactoLic. Miriam Aguilar

Coordinadora de Difusión del IIS-UNAM

Correo: difusión.iis@unam.mx

Tel. 5622 7390

 

Ángel Gómez

Becario de Difusión del IIS-UNAM